Lo último

LA HISTORIA DEL ROCK NACIONAL ES NUESTRA PROPIA HISTORIA

Una de las principales características del ser humano y sobretodo del latinoamericano es hablar sin pensar y criticar sin saber. Es importante conocer la historia antes de emitir la opinión, indagar, nosotros somos de boca fácil y no se nos da nada a la hora de deshacernos en insultos y comentarios macabros ante los demás. Algunas personas subestiman el poder de Internet y creen que no afecta, pero las redes sociales hoy en día son el medio de comunicación más poderoso, más influyente y que mayores activos de dinero en publicidad mueve.

Anteriormente la gente creía que todo lo que decían los sacerdotes era cierto, después el mundo cambio y era lo que decían los maestros y reyes, después todo cambio y la gente pensaba que todo lo que se escribía en un libro era cierto (aun hoy), después el mundo volvió a girar y la televisión fue la referencia, en nuestra actualidad es Internet, la gente cree sin indagar que todo lo que se dice es cierto, uno de los mejores ejemplos es el periódico de fakes “El Deforma”, que se dedica a emitir noticias falsas para que los fáciles de boca las reenvíen, es así como mucha gente por ejemplo pensó o piensa que en realidad los organizadores del concierto de Iron Maiden en México serían tan tontos como para colocar a Arjona de Opening Act, y han armado debates, han insultado y se han ofendido,¿ todo porque? Porque aceptan las cosas como vienen.

Esta introducción era necesaria porque quiero acá en mi blog personal explicar la lucha, mucha gente se ha desbocado a veces a entablar peleas conmigo las cuales yo doy porque no me gusta quedar sin discusión, lo interesante y curioso del caso es que generalmente, por no decir un 99% son peleas que uno no busca, sencillamente algún personaje de los que les describo está sentado frente a su pantalla, ve algo que uno publica que no le gustó y no tiene problema en publicar un comentario ofensivo o buscar entablar una disputa. Eso está bien, acá hay también lengua por este lado. Lo que si no me gusta, es que a veces pongan en entredicho la lucha de Subterránica y la mía personal en contra de entidades como Sayco, Idartes o a veces Radiónica o Shock sin siquiera preguntarse ¿Por qué?¿Que paso?, ¿en realidad creen que un día me levanté aburrido y dije, me voy a agarrar con medio país porque no hay nada más que hacer? Les voy a explicar.

Años atrás cuando todos los de mi generación éramos bellos, en la década de los noventa, después de regresar de los Estados Unidos de pasar una temporada yo había decidido que quería dedicar mi vida a hacer y escuchar el Rock, me apasionaba y era un fan asiduo como todos de las bandas de la época, Guns, Metallica, Slayer, Carcass, etc. Estudiaba música en la Universidad de Los Andes  con algunos personajes que ustedes tal vez han visto por ahí rolando con sus guitarras o sus lapiceros, gente como Alfonso Pinzón, Carlos Reyes, Andrés Ospina, entre otros, la escena estaba creciendo   junto a MTV en Latinoamérica y obvio en Colombia se comenzaba a gestar un movimiento genial que nos iba a permitir realizar ese sueño, el de vivir del rock, nació Rock al Parque como una iniciativa de Mario Duarte de La Derecha y Julio Correal pensado en darle un espacio a todas las bandas del movimiento emergente, ¡pero hey!, eso era en carpas y hecho con las uñas, no se veía aun aquella “mafia” de la que hablaré más adelante, yo tenía como todos mi banda, una banda genial, la pasábamos genial, no había nada más de que preocuparse, así pasé mi tiempo de estudios de música y de arte dramático (Esto último más un burdel que una escuela) pero se sentía en el ambiente. Nació en Colombia la revista Shock y la Radiodifusora Nacional le dio a otro ex compañero de universidad un espacio que marcaría el rumbo de muchos por siempre “Cuatro Canales” creado y dirigido por Hector Mora y de cortinilla la inolvidable canción de Catedral.

De la mano de MTV latino, Shock y Cuatro canales se armó un movimiento de Rock alternativo monstruoso en Bogotá en donde se movían las bandas constantemente, personas como Jose Gandour que hoy ha sido mi rival en algunas cuestiones, Amos Piñeros, La Derecha, Morfonia entro otros, movían la escena de manera apasionada y nacieron bandas como Catedral, Aterciopelados, Las 1280 almas, etc. Comenzamos a ver como algunas de ellas llegaban a MTV latino y en el año 1997 Aterciopelados fue la primera banda Colombiana en la historia al ser nominada a un premio Grammy, no el latino porque no existía sino el anglo, en aquel entonces nadie sabía cómo funcionaba nada de esto pero al ver estas cosas, los bares alternativos como Jeremias, Rotten Rats, Vertigo Campoelias, Kaliman, Barbie, Transilvania, Music Factory u otros se llenaban a reventar, el mismo año en que La Mega le dio por ser Crossover, sentíamos que el sueño se cumplía, yo mismo viví del rock muy bien durante los años 95, 96 y 97, el gobierno abría los espacios, tocábamos en todos los escenarios sin tanta cosa, solo por apoyarnos, las bandas éramos más unidas, Radioactiva, 88.9 y La X tenían sus espacios abiertos para la música nacional, nosotros fuimos número uno en La Mega gracias al apoyo de un locutor, tocábamos en televisión en Mucha Música, etc. Se estaba logrando, se había cumplido la meta.

Entonces era hora de viajar y conocer el mundo, porque no hay mejor universidad que viajar, así que vendí mi consola Tascam de cuatro canales y los aparatos con los que tocaba como músico de planta en Cameo en Usaquén y en Umaguma en la 82 y con ayuda de mis padres compré un pasaje a Madrid, lo único con lo que me quedé para mí era una vieja Fender Musicmaster que había intercambiado con mi amigo Juan Carlos Vizcaino y me la eche al hombro. Deje atrás mi banda, mi país de nuevo y otra vez me largué, esta vez para buscar el rock de otros lados.

Fue así como conocí 18 países, caminado, buscando, guerreando, lo único que importaba era el vodka de la noche, el paquete de cigarros y los amigos por conocer, toqué en varios lugares como en Israel, Italia y pude hacer cosas muy locas como grabar una canción en Malmo, Suecia en un estudio llamado The Basement en donde el productor trabajó con Roxette toda la vida. Conocí culturas y me enamore de una Sueca a la cual le dije que viniéramos a pasar el milenio en mi patria porque quería que ella la conociera. (Tonta decisión)

Al llegar a Bogotá nuevamente en el año 2000 me di cuenta de que aunque ya los medios no eran lo mismo, los músicos aún estaban guerreando, Shock y Rock al Parque eran los medios más importantes para el Rock nacional, Mucha Música en City TV era importantísimo, estábamos un poco menos que cuando me había ido pero ahí estaba la escena. Fue ese periodo muy corto y genial cuando tuve una banda con la que grabamos en los estudios de Sony Music y que resultamos todos agarrados como en todas las bandas, mi Sueca obviamente salió corriendo de Colombia y hasta ahí llego mi historia de amor, porque mi amor por el rock fue tan tontamente grande que preferí quedarme en mi ciudad grabando y tocando con mi banda que irme de vuelta a Suecia con mi novia. Y así sacamos un disco y me volví a largar.

Esta vez, la historia ya se conoce un poco más, estuve en Centroamérica de donde tengo mi otra nacionalidad, entre los años 2001 y 2005 trabajé por la cultura de El Salvador, creé Subterránica, tuve mi primer número uno en la radio, mi banda, toque en Guatemala, El Salvador y otros lugares, me viajé Centroamérica y la historia de todo esto desemboca en el libro que está en la páginawww.subterranica.com y que con todo y lo malo, al ver el éxito de Subterránica en El Salvador obviamente como un buen Colombiano tonto y pasional lo quería replicar en mi patria porque colombiano que se respete siempre se va pero sigue soñando con volver. Y acá comienza lo cabrón de la historia, el porqué de la lucha.

Subterránica en El Salvador era un monstruo, el Rock nacional salvadoreño de la mano de la estación que me dio la mano: Femenina 102.5 se volvió a escuchar, realizamos los premios, los concursos, fue algo muy bonito, algo que jamás olvidaré y algo que me dio mi proyecto de vida hoy, me fui de El Salvador dejando algo, algo que se había hecho y me vale tres pesos si algunos lo reconocen o no pero lo importante es saber que se hizo y espero volver pronto a trabajar allá por el arte, cuando llegue a la meta en Bogotá. Además porque aún tengo una cuenta pendiente allá con un ladronzuelo que debo encontrar y darle un abrazo.

Cuando llegué a Colombia lleno de ilusión ya todo era oscuridad, y ¡hey!, no me malinterpreten, en realidad todo era vacío. Parecía entrar en un capítulo de la dimensión desconocida. Apenas llegue escribí y comencé a montar la primera ópera Rock del país, volví a prensar el disco que me sonaron tanto en Centroamérica y tenía la meta de que Subterránica se convirtiera acá en lo que fue en El Salvador.  Los golpes comenzaron a llegar, cuando saque mi disco prensado de una manera hermosísima me di cuenta que ya en las radios no se podía ir a que le colocaran a uno las canciones, que esto valía, que costaba dinero que no tenía, que solo te sonaban en Radiónica el domingo a las seis y en Radioactiva el lunes a las 11, que las radios eran ahora una especie de Stand up comedy en donde se hablaban estupideces, de culos, de tetas y que sí, eran graciosas pero nada que ver con lo que eran cuando me había ido. La única persona que me apoyo fue Carmen Samudio en Shock que me sacó una pequeña nota y me dijo que no se podía más porque la revista había cambiado, ahora era más “comercial” obedeciendo al igual que las radios la moda por el Reguetón y que el Rock ya no era negocio y a nadie le importaba.  Con la Ópera Rock hicimos dos temporadas, una en La Libélula Dorada y otra en La Mama, participamos en VIA en el Festival Iberoamericano de Teatro en donde hablé por primera vez con Paola Colmenares, una gran amiga y gestora cultural que hoy lucha también por el movimiento entregando su vida por ello. La prensa nos puso muy poca atención, llamamos a El Tiempo y nos apoyaron en Skape pero nadie más y después de venir yo de un lugar en donde si movía un dedo los periódicos las radio y la tele estaban ahí junto a las grandes marcas para apoyar, encontrarme con esto era demasiado decepcionante. Me senté y pensé que putas debía hacer, vi que la escena local de rock ya no existía, Ultrágeno ya no estaba, Amos se había largado a España, las bandas que me gustaban ya no tocaban, no había Rock, no había nada, pero entonces una luz se abrió entre tanta oscuridad y fue Rock al Parque 2005. Primera vez que iba al festival como periodista, de hecho me inscribí en la universidad para hacer comunicación social porque ya conocía el poder de los medios y pasé de 12 a nivel nacional en la nacional para estudiar cine pero me encontré con que en la nacional no hacían cine, que consideraban a Lucas y a Spielberg unos pendejos y que si leían mucho, dí un paso atrás y me metí a comunicación la cual terminé siendo el número 7 en el ECAES del país. Rock al Parque 2005 fue monstruoso, fue algo increíble, Apocalyptica, Suicidal Tendencies, Turf, Miranda (que fue raro) incluso Adhesivo de El Salvador y las bandas locales del momento que se podían rescatar estaban ahí, y el parque lleno, explotado, SI HABÍA ROCK, si existía, ¿entonces qué pasaba? Fui a 88.9 a pedir un espacio para Subterránica y Erick Ruhl me dijo que me darían tres minutos el sábado en el programa de “El profe”, me sentí mal, me dijeron que querían hacerlo pero que el rock ya no daba nada y después al poco tiempo 88.9 desaparecería del dial en una explicación surrealista que recibiría en persona de Fernando Pava años después en una de esas noches con la gente del rock nacional en esta ciudad de locos. Busque en Radioactiva y en todas partes pero ya no había nada, no era yo lo suficientemente vulgar para ellos, el Rock nacional sencillamente ya no les interesaba. En mayo del 2005 fundé la Radio Online Subterránica, que en base a la historia de la radio On line sería la primera estación como tal del país, anterior a esto se habían dado dos pasos importantes, el primero era Altair en Medellín que fue oficialmente el primer experimento de hacer radio a través de dispositivos digitales y redes, aun la web 2.0 no existía y ellos gestionaban contenidos y fueron los pioneros en Colombia, después Andrés Durán, personaje importantísimo abrió “El Expreso del Rock” en los servidores de Live 365 y su programa ahora funcionaba 24/7 en el mundo entero y después el 5 de Mayo de 2005, 5 días después de que yo cumpliera 30 años arranco la primera parrilla en internet con programas como El Monkey Pirata, Industria Nacional, Rocket (que era la extensión del programa de Canal 13) y el Top 10. El nombre de Subterránica salió en El Salvador, era el mismo nombre de un compilado colombiano producido por Jose Gandour y obviamente como todo en Colombia se dijo que era copiado, pero fue una feliz coincidencia, existía desde 2002. Fue así que Subterránica como tal fue la primera “estación” en todo el sentido de la palabra del país, después llegaron grandes como la HJCK, Al Aire Web y por supuesto la mejor plataforma que tenemos que es La Superestación.

Todas las radios habían sacado al rock nacional de su parrilla de programación y como directores de programación habían sentado jóvenes calenturientos y ya no había nada, Shock ya no apoyaba el Rock, “cuatro canales” no existía y se estaba gestando una radio pública llamada Radiónica.

Para el 2007 fue cuando en realidad nos dimos contra el piso en Colombia, cuando nos dimos cuenta de cada “mafia”, de cada rosca y de que si queríamos hacer algo por el rock esto iba a ser una guerra larga, sucia, fuerte y que nos iba a consumir la vida, teníamos que decidir si darla o alejarnos mejor. Pero quien ama el rock y ha sido rockero sabe, sabe que pesa más esto que cualquier cosa. Había que darla, además era un reto, le daría sentido a la vida.

¿Por qué comenzó esta lucha entonces? Ya les he contado mucho de la historia del rock nacional desde los noventa y ahora les voy a contar algunas de las mayores “cagadas” de la historia del rock nacional que hacen parte de esta guerra por crear una industria que nos permita a todos, desde jóvenes a viejos vivir de lo que hacemos. Aunque la gente no lo crea, a veces es necesario dar nombres propios porque si no todo se queda en lo ambiguo, pero el hecho de que uno de nombres propios no significa que se esté atacando como todo el mundo lo cree, significa que se identifican los actores, en una lucha usted puede pelear con su nombre o si no, colóquese un alias como hace la guerrilla, sea el Timochenko del rock, así cuando tengamos que dar nombres, no saldrá el suyo.

Cuando todo era ilusión, amor y paz quisimos junto a mi esposa y el productor William Herrera (RCN, Mc Donalds entre otros) hacer la entrega de premios que hacíamos en El Salvador en Bogotá, hacer la entrega de premios más bella en la historia del Rock nacional, plata no teníamos ni un peso, pero ¿al fin y al cabo Dios proveerá no? Lo que decidimos para financiarla era un modelo muy fácil, mitad de invitados, mitad de boletos, punto.

La organizamos, teníamos un equipo de más de 20 personas que eran estudiantes de comunicación de varias universidades, muchos de la Sergio Arboleda, entre ellos algunos que hoy se destacan en medios o empresas como Jorge Cubillos. Alquilamos el Teatro Colsubsidio, las bandas confirmadas para tocar eran entre otros Julio Nava, The Black Cat Bone, Atercipelados, The Hall Effect, el top de lo que había, 36 categorías, mandamos a hacer una estatuilla transparente muy bella, ningún artista nos cobró obviamente porque era una invitación a una entrega de premios, los únicos que cobraron fueron Pornomotora, pero nosotros con las ganas de que tocaran le dijimos que sí, todo estaba listo, yo trabajaba en Canal 13 de presentador de “Revelados” y con “Rocket” armamos un clúster. Vino gente de todo el país y a las seis de la tarde cuando Aterciopelados estaba probando sonido dos personajes macabros entraron al teatro Colsubsidio matando el evento y sembrando en mí el odio hacia todo lo que detesto del arte en este país. Uno era un representante de la secretaria de gobierno y el otro el representante de lo que para mí es el desfalco y el torcido más grande en la historia de la música colombiana: SAYCO.

Nos pidieron dinero, dijeron que el evento no era cultural, ya teníamos un documento firmado por el gobierno que nos eximia de impuestos, etc. Pero ellos querían plata, la música no les interesaba, tanto la secretaria de gobierno y SAYCO querían plata que no teníamos porque como les digo la financiación se haría con la venta de los boletos que a propósito no iban a alcanzar porque afuera había tres mil personas, estábamos asegurados. Obviamente muy a mi estilo tranquilo les dije que se fueran a su puta mierda y que yo hacia el evento así me tocara al otro día matarme en los juzgados, pero entones ellos fueron a la dirección del teatro y amenazaron con cerrarlo y nos cancelaron. Lloré del empute, tocó salir y decirle a las tres mil personas que se fueran, Aterciopelados se bajó de la tarima, nos mataron el sueño, nos mataron la ilusión de hacer historia todo porque las mafias del estado y las mafias amparadas por el estado como SAYCO necesitaban su tajada de un botín inexistente, y en lugar de echarme a la pena decidí desde ese momento que iba a acabar con todo eso así me costara la vida.

Quedamos súper endeudados, obviamente a nadie le importaba y comenzaron los problemas y así seguimos, la historia se resume fácil. Continuamos desde cero de nuevo, decidimos seguir y fue en 2008 que hicimos los premios como se hacían en El Salvador, en un bar, bebiendo y pasándola genial, vino MTV a cubrir, creo que ha sido el único evento que han cubierto acá y la Rolling Stone nos reseñó, como siempre las marcas de afuera fueron las que apoyaron y contrario a lo que creíamos, todo el mundo nos ayudó y fue un éxito, ahí lanzamos la “Canción por la Paz” que yo compuse y que grabamos con The Mills, Don Tetto, Black Cat Bone, Jorge Burbano, Barrio Santo, etc. Que la produjo Studi-ON y que cuando la colocaron en Radioactiva con el despectivo nombre de “las criollas” la colocaron a competir con Dream Teather el día en que se presentaba en Bogotá esa banda, viendo entonces lo pendejo de los medios mainstream de Colombia y sus empleados, nos dimos cuenta que el camino era ese, la autogestión tanto para la música como para la industria.

Comenzamos y Subterránica poco a poco se convertía en un referente, cubriendo conciertos, festivales, etc. Buscamos ayuda de todo mundo pero fue en las marcas de afuera como Jack Daniels, Woxter , Monster, Heinneken  y otras, que encontramos apoyo, le rogábamos a Shock, le rogábamos a Radioactiva, le rogábamos a Radiónica pero todos nos daban la espalda, pero por otro lado aganábamos cintos de amigos de los bares, de las bandas, de la movida musical que se identificaban y se unían al movimiento.  En 2009 le hicimos un homenaje a Radiónica y cuando fuimos a darles las invitaciones colocaron en su Twitter “Hoy vinieron los de Subterránica y nos acordaron de los inicios de nosotros” cuando ellos llevaban pinches cuatro años y yo llevaba 20 años haciendo esto, ignorantemente nos ofendieron porque así son, de boca fácil, hablan sin saber, y sin embargo ni siquiera fueron por su premio, no les importó pero como siempre acá, el hp es uno. Shock se enojó porque sacamos en el video de Tito Tambor una parodia de ellos y de bandas de acá, queriendo mostrar lo chistoso de esta escena, la amistad, después de rogarles años por apoyo, recuerdo un día que fui a Shock para que me apoyaran TRINIDAD, disco reseñado como uno de los 100 del Rock Nacional en el libro Rock Colombiano 50 años – 100 discos para que Shock me sacara una nota y lo que hicieron fue pedirle el favor a “El Rolo” que me abriera una cuenta en MI MÚSICA como si yo no supiera o no tuviera ya una, esa fue la ayuda. Todo mundo se enojó pero no vieron que era nuestra respuesta a que ellos nunca apoyaron a nada ni a nadie, hoy Shock saca a Jorgito Celedón en la portada y son parte de ese “cluster” del estado y de algunos personajes que creen que pueden andar calificando y escogiendo bandas (las mismas de siempre) para cada evento público o privado del país y solo apoyan a las bandas que manejan sus amigos, las mismas bandas que ya no llenan y que no gustan pero eso se respeta porque son ellos, así como ellos deben respetar a la gente que no está de acuerdo con ellos y dejar de hablar mal, el enojo no es gratis, todo mundo los busco pero nadie los encontró.

Rock al Parque dos veces le quisimos dar un premio, el primero en 2007 por aquel rock al parque del 2005 y ni nos recibieron, en 2010 llegaron a los premios Subterránica y porque les tocaba hacer fila para entrar dijeron que “antes agradezcan que vinimos” en la misma actitud del director de movistar Radio el cual como le tocó hacer fila como a los otros mil que habían y no sintió que era justo porque él era el rey del mundo colocó un trino ofensivo de donde se agarró su amigo Alejandro Marín para destruirnos al otro día en ADN con una columna absolutamente absurda cuando él no había ni siquiera ido al evento. Sumen esto a la cantidad de “genios” (ellos y ellas) que llegan cada año a querer hacer negocio con los premios y otras cosas y cuando ven que ahí no hay billete se dan la vuelta dejan todo tirado y como siempre… el hp es uno.

Subterránica se convirtió en el trampolín de apoyo para las bandas emergentes, todas pasaron por ahí, todas, los primeros premios de The Mills, Don Tetto, Duina del Mar, Juan Galeano, etc. Todos fueron Subterránica, grabamos la canción por la paz, somos amigos de casi todos, hemos tocado con todos, la mayoría perdura con el tiempo y hay otros que se han vuelto más conocidos y como ya no nos necesitan nos han dado la espalda y hablan mierda de nosotros.

Sin embargo hay dos peleas que aún perduran, Rock al Parque y Sayco, estas las seguimos dando. Lo único cierto es que acá falta aún mucho por contar pero me debía y les debía este artículo, para que sepan un poco quienes somos y cuál es la historia, por que hacemos lo que hacemos y el  porqué de la lucha. El Rock es nuestra vida, nuestro proyecto de vida y es por lo que luchamos. Hay una fecha trazada para que se cumplan las metas, tenemos que lograrlo. Vamos con toda este año que viene con nuevos premios, nuevo monster del rock, lucha activista contra lo que consideramos que no está bien y lo más importante de todo un nuevo disco en el que vamos a decir muchas cosas que pensamos, y que de seguro no apoyaran en los medios pero si los ofenderá mucho.

Hasta la fecha yo como músico y gestor y con Subterránica hemos logrado bastantes cosas buenas, y aunque siempre habrá peleas, problemas y deudas,  hemos hecho siete entregas de premios al Rock nacional, una entrega de premios especializada en Metal, siete entregas en El Salvador, son más de 2.000 reconocimientos, tres concursos en El Salvador y cinco en Colombia que le han dado premios a las bandas para crecer, producido un concierto masivo en Florida, USA. Trabajado con sectores del gobierno de Colombia y El Salvador, servido de jurados en varios eventos, publicado libros de autogestión, pioneros en medios alternativos, radio y tv online, gestores culturales y participes activos en el movimiento, la escena, el clúster y la vida del Rock latinoamericano. Tengo mi banda y mis discos, se sufre pero se goza.

Esta es una parte de la historia, una parte del porqué, de la razón de ser  de las peleas, de la lucha, de los trinos, de los sarcasmos, los comentarios, los derechos de petición, las tutelas, etc. Nada es gratis en esta vida y hay que luchar por lo que se quiere, yo me fui de un país rockero y regrese a un país lleno de Reguetón que no me gusta, en cambio sí me gusta Vulgarxito, Carlos Reyes, Los Poetas Ácidos, Ciegos Sordo Mudos, La Derecha, Providencia, Cadosh, Tappan, Lilly Mosh, Sin Pudor, Prostitoys, Legends, Bison, Ciudad Frenesí, Expresso 4, Babuino Quasar, Kilcrops, Stoneflex, Koyi, Alfonso Espriella, Duina y cientos de bandas nacionales que hacen buena música, así como me encanta Eruca Sativa, Skindread, Radiohead, U2, AC/DC, Decapitated y cientos de bandas que hacen Rock… para el Reguetón me quedo con Big Boy por allá en el 96 y “Sin tu amor”.

Mientras tanto, los músicos, únanse, unidos sonamos mejor y más fuerte, la autogestión ha triunfado y este modelo ya está consolidado. Hay un libro que sacamos, lo pueden leer, también el que sacó Pablito Wilson sobre Rock nacional, hay una reseña ahí de TRINIDAD, muy bueno. Hay rock hay fuerza y hay ganas… acá estamos y como dijo un presidente, toca es pelear por lo que se quiere.

Enlaces de interés:
Asociación de músicos independientes de Colombia:www.amiccolombia.org
Subterránica: www.subterranica.com
Szarruk Oficial: www.szarruk.tk