Lo último

Obra Artística
Artículos

Últimas noticias

Artículos

Obra artística

Videos

Recent Posts

45 FESTIVAL INTERNACIONAL DE LA CULTURA DIO A CONOCER LOS GANADORES DE LA CONVOCATORIA


Se destaca la calidad y el talento local.

Un total de 13 agrupaciones y solistas del Departamento fueron escogidos por el jurado calificador en esta convocatoria, en la cual se destacó la participación y la gama de tendencias musicales, con las cuales se mostró la calidad del talento local.

Una vez realizadas las audiciones, durante los días 20 y 21 de julio, en Sogamoso y Tunja respectivamente, se reunieron los jurados Daniel Saboya, Roberto Martínez Torres y Felipe Szarruk, para elegir entre 23 artistas, a las 13 agrupaciones y solistas que se presentarán en los diferentes escenarios musicales del Cuadragésimo Quinto Festival Internacional de la Cultura. (Acta de ganadores de la convocatoria).

Los grupos y solistas seleccionados deberán comunicarse con la oficina del Festival Internacional de la Cultura en los siguientes tres días hábiles, a partir de la publicación de resultados, con el fin de empezar los trámites de contratación y respectiva programación. (Acta de ganadores de la convocatoria). 

Sofía Peña – Prensa FIC

Oficina Asesora de Comunicaciones y Protocolo

Fuente: Gobernación de Boyacá

ENTREVISTA CON FELIPE SZARRUK


13 de Junio de 2010 a la(s) 18:0 / César Barrientos
Tomado de http://www.laprensagrafica.com/fama/espectaculos/124785-entrevista-con-felipe-szarruk

¿Qué piensas sobre la evolución que ha tenido el programa radial Subterránica desde su nacimiento en El Salvador?

Subterránica es un fenómeno que va más allá de un programa o una idea, es el espacio que se abre para aquel que siempre ha encontrado las puertas cerradas. Muchas veces no por falta de talento, más bien por falta de amigos en los medios o de ser un poco malicioso a la hora de tocar puertas. Recuerdo que comenzó como un pequeño segmento de 10 minutos de rock nacional entre otra música que programábamos en aquel entonces por radio Femenina. Ahora Subterránica cuenta con un conglomerado de medios especializados muy importantes. Tenemos un periódico en físico, la página web, los premios en Colombia, en El Salvador, ya hemos incluso producido conciertos en Estados Unidos.

¿Cómo evalúas sus etapas?

Bueno, el solo hecho de que Subterránica existiera en El Salvador ya era algo importante. Cuando yo llegué, en el país había cientos de bandas buscando espacios, el modelo era nuevo y al parecer era el momento justo. Vi con emoción cómo se mantuvo algún tiempo y se hicieron los premios y todo, pero por otro lado uno debe mantener ante todo el corazón, el amor verdadero al rock y sobre todo al rock nacional.

¿Qué piensas de la salida del programa en radio Femenina?

La Efe ha cambiado bastante desde que yo me vine a Colombia y no ha sido un cambio malo. La Femenina es una radio que lleva muchos años y si decidieron sacar Subterránica del aire fue por algún motivo justificado en ese momento para la estación. Mi opinión personal es que uno debe mantener en su empresa también proyectos algo altruistas, no siempre hay que esperar a cambio algo si estás en posibilidad de brindar un espacio.

¿Qué nos puedes decir de la escena roquera salvadoreña?

Claro, siempre los sigo, mantengo comunicación con un montón de músicos amigos, me mandan mucha música y muchos chismes (risas). Acá en mi casa han estado varios y me gusta escuchar lo nuevo.

¿Alguna banda salvadoreña ha mostrado intereses?

Acá estuvieron Adhesivo, Gaia, Almas Gemelas, Caín Mantis, vino Rodrigo de Symbolic. Lo que pasa es que Colombia es otra cosa, acá la escena es un monstruo, es enorme y la calidad es también muy alta, ya no solo musicalmente sino en cuestión de imagen o montaje.

Recientemente tuviste un decaimiento en tu salud, cuéntanos un poco qué fue lo que sucedió.
El 10 de mayo tuve un vasoespasmo coronario que me causó un infarto, fue algo increíble que casi me quita la vida, pero mi Dios acá me dejó por alguna razón. La gente de El Salvador fue increíble, cuando por fin pude usar internet en el hospital me sorprendió la cantidad enorme de mensajes y publicaciones desde El Salvador. Yo les agradezco desde el fondo de mi corazón y quiero aprovechar para decirles que también recuerdo mucho al país y que lo llevo dentro.

SZARRUK SE ENFRENTA A ROCK AL PARQUE


Szarruk se enfrenta a Rock al Parque
Nacion Talento   9:15   Rock al Parque
Tomado de http://naciontalento.blogspot.com.co/2016/07/szarruk-se-enfrenta-rock-al-parque.html

Nuestra querida visión diferente, atravesada y sin filtros, sí que dio de qué hablar en estos días, a propósito del inicio del Festival Rock al Parque.

Para aquellos que conocen a Felipe Szarruk, no es un secreto que este músico bogotano lleva oponiéndose por años a la organización de Rock al Parque, pues la considera 'rosquera' y falta de visión. La guerra de Szarruk y el festival es de larga data, pero nunca había dado tanto de qué hablar como en esta última edición: el pasado 19 de mayo, envió un derecho de petición a Idartes —entidad encargada del festival— para que lo suspendiera.

"Solicito que se detenga la realización del Festival Rock al Parque 2016 y los siguientes a futuro hasta ser revisadas las políticas de igualdad y los actos deshonestos que se han dado en su producción que han afectado de manera grave y sistemática la práctica artística del rock en el país". Con esta frase Szarruk resume lo que, a su parecer, es la cara actual del festival gratuito más grande de Latinoamérica.

Y allí no para todo, Szarruk va aún más allá en su derecho de petición, afirmando que "si no se renueva este espacio afectará de manera directa mis derechos fundamentales y los de cientos de músicos en el país"

Idartes ya salió al paso de las acusaciones de Szarruk, desestimando su recurso con los siguientes argumentos: "la capital es diversa y con públicos diferentes y el evento es de interés general "(…) Idartes tiene el compromiso de apoyarlo como pilar fundamental de las prácticas artísticas y como ícono internacional de la cultura por lo que no es procedente su cancelación"

El lío es que la cosa no va a para allí. Szarruk tomó la respuesta como "un discurso retórico estúpido" y promete que para el próximo año —este no se pudo porque el festival ya está encima— entutelará a Rock al Parque.

Por ahora el festival sigue firme, por lo menos en lo que se refiera a su realización en esta edición 2016. Ya si se quiere realmente analizar la firmeza del festival como propuesta viable para dar espacio a los nuevos talentos del rock nacional... la cosa cambia.

FELIPE SZARRUK: SIN PELOS EN LA LENGUA


Felipe Szarruk: Sin pelos en la lengua
Diálogo con un rockero de armas tomar

Sábado 23 Julio, 2016
Felipe Szarruk: Sin pelos en la lengua

Felipe Szarruk es un veterano músico y gestor cultural colombo-salvadoreño, quien ha luchado arduamente por la consolidación de su proyecto musical y la gestación de Subterránica; uno de los movimientos de rock emergente más importantes de Colombia. A continuación consignamos sus opiniones sobre la actualidad del rock nacional, su arte y la labor de los Premios Subterránica que durante diez años han apostado por la construcción de una escena local.

Los premios Subterránica fueron una iniciativa desarrollada inicialmente en El Salvador. ¿Qué fue lo más complejo de traer esta propuesta a Colombia?

Felipe Szarruk: El cambio fue brutal. En el Salvador la escena nos apoyó bastante. El gobierno, los medios y grandes empresas confiaron en nosotros a diferencia de Colombia, donde la gente estuvo muy desentendida del rock. En este país decayó mucho el movimiento. En la época en que comenzamos, el país estaba en uno de sus peores momentos históricos, así que nos tocó sortear toda clase de dificultades para sacar adelante el proyecto.

¿Qué papel han jugado los premios Subterránica en la construcción de la escena rockera nacional?

FS: Yo quiero pensar que han sido importantes porque el rock nacional tiene muy poca atención. Me atrevería a decir que en este país existe una de las escenas más importantes del mundo, en cuanto cantidad y calidad de propuestas se refiere. Llevamos 10 años haciendo estos premios y hemos aportado a la circulación y exposición de bandas que generalmente no apoyan Radioacktiva, RCN o Caracol. Creo que es relevante que estos premios se realicen en este país, ya que los artistas necesitan crear un portafolio, una serie de reconocimientos que avalen que se está haciendo bien y que se está haciendo mal. Hemos sido los pioneros en el descubrimiento de nuevos talentos como Don Tetto,  The Mills,  ChocQuibTown y muchos otros que han hecho parte de estos galardones. Existen muy pocos detractores de nuestro movimiento y generalmente se trata de personas que no han querido vincularse.

En estos premios han participado agrupaciones como los Aterciopelados, The Black Cat Bone, The Mills, Highway entre muchos otros. ¿Cuál ha sido la presentación más memorable en estos 10 años?

FS: Hay muchísimos. En el 2009 me fascinaron The Joint porque su vocalista Jade tiene una personalidad arrolladora en el escenario y The Mills, quienes demostraron toda la intención de tragarse al mundo en ese año. Me encantó Mmodcats en el año 2010. Esa presentación fue impresionante porque Tan Tan Morgan tiene una personalidad teatral magnífica que es algo de lo que carecen la gran mayoría de bandas en nuestro país. Es de ese tipo de grupos que brindan una experiencia visual para el público. Del año pasado recuerdo gratamente cuando Elsa Riveros de la agrupación Pasaporte salió a cantar ‘Igor y Penélope’, siendo uno de los momentos más memorables de aquella velada.

¿Cuál ha sido el mayor desafío al que se han enfrentado al organizar esta premiación?

FS: El 2007 para mí fue descorazonador. En ese año me di cuenta en qué lugar estaba e inició un proceso de mucho resentimiento con Colombia, porque yo quería de verdad aportar a la escena. Alquilé el teatro Colsubsidio e iban a tocar Aterciopelados, The Black Cat Bone y Julio Nava. El top del rock en Colombia entonces. Lamentablemente me cancelaron el evento en este espacio porque Sayco quería 200 millones de pesos por todas las canciones que se iban a tocar y la Secretaría de Cultura, quería una póliza por más de 100 millones de pesos. Estaba haciendo un esfuerzo enorme y me di cuenta que lamentablemente la gente lo único que quería era dinero para hacer lo que se les diera la gana. Incluso 10 años después continúo muy resentido con el país por las políticas culturales de Idartes y Sayco, por lo cual, preferí alejarme y terminamos haciendo los premios de manera privada. 

¿Cuál ha sido el mayor avance y el mayor retroceso de la escena rockera nacional?

FS: El mayor retroceso fue que las bandas perdieron el ‘feeling’ del rock. En Colombia se convirtió en una empresa inexistente. Lo que llaman rock en este país es una especie de música híbrida donde le han metido guacharaca, ruana y sombrero vueltiao para buscar una identidad que corresponda a nuestro mercado. El mayor avance está en que no se necesita ser un artista fichado por un sello discográfico para hacer una gira internacional. Al final de cuentas todo eso se sustenta en un producto que sea muy competitivo a nivel internacional.

¿Cómo fue la transición de ser músico y productor radial a convertirse en un gestor cultural?

FS: Se produjo por la misma necesidad. Cuando llegué a El Salvador por cosas de la vida terminé haciendo radio en una estación muy poderosa mediáticamente hablando. Aprendí que a través de un medio se puede poner en la mira pública lo que sea. Destruirlo o subirlo a los cielos, al final lo que importa no es ser buen o mal músico para destacar en medios. Una de las principales falencias que tenemos los músicos es que en la academia únicamente nos enseñan a tocar y la música como negocio tiene muchos componentes que son importantes para desarrollar una carrera. Cuando me puse a analizar cómo funciona el negocio de la música en Estados Unidos y su enorme diferencia con el resto de Latinoamérica, me percaté que era necesario aprender a manejar todos esos elementos que hacen parte de la carrera artistíca. 

“República de Cuervos” es un trabajo musical que puso el dedo en la llaga en muchos de los problemas que aquejan a nuestro país. ¿De dónde surgió la inspiración de crear este disco?

FS: República de Cuervos es el odio puro. Logró lo que yo no conseguí a través de la música en tres meses. Fue algo que obtuvo mucha repercusión y curiosamente pienso que fue debido a que el colombiano le gusta el odio. Yo soy un resentido profesional y me molestan las cosas que pasan en este país. Soy una persona que se maneja mucho con este sentimiento, así que un día un compañero de maestría me sugirió que utilizara la bronca como motor creativo. Nos pusimos en la tarea de encontrar algún antecedente académico y encontramos referentes como Nietzsche. Este disco comenzó como una catarsis en donde pude sacar toda mi ira. 

En una de sus columnas de opinión usted plantea que: “solo hay dos opciones. O nos matamos entre todos nosotros o comenzamos a cambiar nuestra forma de ser”. ¿Qué podemos hacer los rockeros para mejorar este panorama?

FS: Este fue un artículo titulado “Un país de hijueputas” y fue muy importante para mí porque rompió totalmente mi cotidianidad. Tuvo 300.000 vistas e incluso me escribieron de The Economist para preguntarme algunas cosas sobre petróleo de las cuales no tenía idea. Yo veo a esta patria de dos maneras. Colombia es como una mala novia que te hace sufrir mucho y que entre más daño hace, más se enamora uno de ella. También podríamos ver este país como un hijo drogadicto donde tienes dos opciones: O lo rescatas o lo dejas caer. Estamos muy polarizados, tenemos la peor educación del mundo y en las pruebas Pisa ocupamos los últimos lugares. Sólo 25 de cada millón de personas se hacen doctores. El alcalde de nuestra ciudad miente sobre sus estudios. La gente piensa individualmente y no en los demás y lamentablemente en el rock pasa lo mismo. El día en que dejemos de pensar en nosotros mismos y nos pensemos como sociedad, ese día cambiara este país.

¿Qué puede hacer la escena para ser más incluyente con las bandas y artistas emergentes?

FS: Tenemos que ser un poco más exigentes con la formación de las personas que están integrando la escena. Para mí es muy importante la educación. Siempre he sido una persona académica y me encantaría que la gente fuera más responsable y coherente. No podemos seguir diciendo que alguien es manager, cuando no estudiado el negocio de la música. El arte tiene ciertos lineamientos y ciertos parámetros al igual que el rock. 

Por: Hugo Alejandro Bernal
Fotografía: Khristian Forero 

Contenido originalmente publicado en la revista Rockaxis de junio de 2016. 

SZARRUK: UNA VISIÓN DIRECTA DEL ROCK NACIONAL


Szarruk: Una visión directa del rock nacional
Entrevista a uno de los protagonistas del Car Audio Rock Festival
Tomado de http://rockaxis.com.co/colombia/entrevistas/szarruk-una-vision-directa-del-rock-nacional

Martes 19 Enero, 2016
Szarruk: Una visión directa del rock nacional

Felipe Szarruk es un músico, comunicador social y gestor cultural quien ha trabajado desde hace 18 años en la consolidación de una propuesta musical concisa y honesta que exprese su particular visión del arte y la realidad nacional.

Con 11 producciones musicales en su haber y un performance cargado de rock sin mayores dilaciones, Szarruk nos concedió las siguientes declaraciones antes de su participación en el Festival Car Audio 2016:

¿Qué bandas recomienda dentro del cartel del Festival Car Audio en su presente edición?

Hola, un saludo. ¡Todas!, es un cartel de rock nacional y esto es algo que poco se ve en el país en los grandes eventos de música. Personalmente me gustan algunas canciones de Danicattack, de Skampida, de Medrano, Alto Grado, entre varias y yo creo que lo rescatable es que somos las bandas de rock local las que tenemos la oportunidad de compartir escenario y demostrar que es un buen espectáculo también.

¿Qué pueden esperan los espectadores de la presentación de Szarruk?

Yo toco rock, en un concepto muy básico del género, es decir, yo toco con guitarras distorsionadas, batería y bajo. Somos músicos y la pasamos bien, lo que pueden esperar es una presentación en donde las letras tienen mucha importancia, en donde la música va a sonar duro y donde comparto tarima con tres de los mejores músicos que hay en la ciudad y además llevo una invitada especial. Va a estar bueno si las condiciones técnicas están a favor.

Usted siempre ha tenido una posición muy crítica sobre los festivales gratuitos como Rock al Parque. ¿Cuál es el camino que debe seguir la escena rockera nacional para ser auto sostenible?

Yo pienso sinceramente que Rock al Parque debe terminar y el distrito debe pasar esos recursos a nuevos proyectos de desarrollo en la práctica artística del rock. Hay muchos proyectos buenos por ahí rondando. Rock al Parque es un círculo vicioso que ha alimentado a través del nepotismo a un grupo de amigos por muchos años y que está todo demostrado con pruebas e investigaciones serias. Cuando uno está mucho tiempo en un puesto de poder se corrompe y fue lo que sucedió en este festival, bandas tocando 8, 9, 10 veces, los mismos de siempre, vetos, amenazas de muerte y cosas muy feas pasaron ahí. Creo que debemos trabajar en políticas culturales que no permitan esta deshonestidad en el estado pero sobretodo que quiten esa sensación de “mendicidad” a los artistas al creer que El Estado es un “papá” que debe mantenerlos porque no hay otra forma de ganar dinero o escenarios acá. Por eso festivales como Car Audio son importantísimos, para desligar a la gente de esa “estado-dependencia”. Esos espacios no son ni honestos ni útiles para el desarrollo del rock.

Dentro del modelo de autogestión de bandas y músicos independientes ¿cuál es el aspecto principal que deben tener en cuenta para sacar a flote sus proyectos?

La autogestión en el rock se malinterpretó un poco en Colombia. La idea era que nosotros los músicos independientes nos uniéramos y realizáramos proyectos juntos para circular y dar exposición. Pero lo que sucedió acá es que se sacrificó el rock y se perdió como género, como espacio simbólico de expresión y los músicos en su afán de conseguir dinero se convirtieron en oficinistas y comenzaron a cambiar sus bandas por “empresas” en donde llevan contabilidad, la esencia de la música se esfumó en esto. Es un tema complicado, el aspecto principal el cual nunca se debe perder y hay que tatuárselo en el alma en mi opinión, es que lo único importante es la música y que la autogestión significa procurarse a través de la práctica de esta música un modo de vida, en realidad es sencillo.

Felipe, invite a todos los lectores de Rockaxis Colombia a la presentación que llevará a cabo el próximo sábado 23 de enero.

Voy a estar tocando el sábado 23 de segundo en la línea del cartel, me encantaría ver ese escenario lleno para que puedan escuchar los temas. Vamos a tocar algunas canciones para rockear muy rico y que se lleven a casa una imagen (espero) genial de la banda. Con todo el cariño y el rock and roll. Los espero.  

Entrevista por: Hugo Alejandro Bernal

SZARRUK EN CAR AUDIO ROCK FESTIVAL

Por Felipe Rocha el Dom, 01/24/2016 - 00:59
Tomado de http://www.orbitarock.com/car-audio-rock-festival-2016/szarruk-fotos

La banda liderada por el cantautor bogotano Felipe Szarruk se presentó en la segunda jornada del Car Audio Rock Festival 2016, en donde interpretó temas de su más reciente trabajo discográfico titulado "Así ha Sido".

Aquí algunas imágenes de su presentación.

Fotografías:
Felipe Rocha
felipe_rocha@orbitarock.com
@feliperochadg

















ROCK COLOMBIANO: ¿PROTAGONISTA O PERSONAJE SECUNDARIO?


Foto: Esteban Vega
SEMANA EN VIVO
Rock colombiano: ¿protagonista o personaje secundario?
Tomado de http://www.revistaarcadia.com/noticias/articulo/rock-al-parque-debate-semana-en-vivo/49680 

Después de Rock al parque, el programa de debates 'Semana en vivo' realizó una discusión sobre el modelo del festival de rock al aire libre más importante de América Latina. ¿Cuáles fueron las conclusiones?

2016/07/07

Durante 22 años, Rock al Parque ha logrado producir una gran expectativa en el público con respecto al rock colombiano. El festival ha sido sinónimo de éxito para las bandas colombianas que participan. Ahora, además, queda claro que Colombia atraviesa un clímax artístico. En la pasada edición del programa ‘Semana en vivo‘, bajo la dirección de Juan David Correa, director de Arcadia, se trató el tema del rock colombiano, y se abrió un debate interesante sobre el lugar que este tiene en el país y lo que significa Rock al Parque para la escena cultural nacional.

El programa tuvo como invitados a Bertha Quintero, subdirectora de artes en Idartes; Felipe Szarruk, director del medio de gestión cultural ‘Subterránica‘; el músico Tato Lopera; Catalina Ceballos, subgerente de radio RTVC y Phillippe Siegenthaler, socio fundador de Absent Papa y T310.

Los invitados discutieron temas como la gratuidad de festivales, como Rock al Parque, qué tanta participación e importancia tiene el rock colombiano y las diferencias entre el festival público y el privado. 

Felipe Szarruk argumentó que una de las cosas que más se le critica a Rock al Parque es su falta de apoyo al talento nacional. Pareciera que el festival promoviese dicho talento, pero en realidad no hay un esfuerzo por renovar las bandas que invitan cada año e incluir nuevas bandas colombianas. Según Szarruk, sus organizadores "no han escuchado a los miles de músicos de rock que hay en el país esperando por ser conocidos y hay unas bandas que se repiten cada año”. Sin embargo, Bertha Quintero, quien ha estado en contacto con Rock al Parque desde su primera edición, desmintió tal acusación: “Hay más de 39 bandas locales. Lo que demostró la versión 22 del festival es que el rock está muy vigente en el país.”

A pesar de que lo que plantea Szarruk puede ser algo extremo, es cierto que el éxito del rock colombiano es menor al de otros países. Esta problemática se apoya, también, en que a veces festivales privados le suman mucha importancia a talentos extranjeros y terminan acaparando a los colombianos. Ahora, ¿es cierto que el festival privado (como Estéreo Picnic) le quita protagonismo al festival público (como Rock al Parque)? Quintero manifestó que cada festival atrae públicos diferentes, y que eso tiene que ver con que "hay una diferencia entre la función que cumple una entidad pública y una entidad privada". Por ejemplo, dijo, las entidades públicas “deben apoyar la formación musical. Los festivales públicos tienen otro sentido, otra programación, otro público. Los privados buscan un artista importante, necesitan ingresos”.

Uno de los encargados de los festivales privados en el país, Phillippe Siegenthaler, explicó que estos, cada vez más presentes en la escena cultural colombiana, están inculcando en la gente el hábito de pagar por un concierto. Esto a veces tiene que suceder, porque "el tema musical tiene un valor. Hay bandas que necesitan el sustento y deben hacer shows en vivo, y tenemos que acostumbrarnos al valor de una boleta". Además, aseguró que "existe una industria evolucionada con respecto al mercado musical nacional. Los jóvenes están dispuestos cada vez más a comprar boletas para ir a festivales y a conciertos".

Considerando lo anterior, ¿esto tiene que ver con que los festivales en sí acaparan el éxito de las bandas colombianas, o que los medios no se preocupan lo suficiente por promocionar la música colombiana? Como dijo Szarruk: "hace falta que los medios se sientan orgullosos de la música nacional", a lo que Catalina Ceballos, quien está en la parte de circulación, respondió: "la crítica es válida pero no del todo cierta. El año pasado la mayoría de la música que rotó fueron músicos colombianos. Los artistas que suenan en Más Música (en la emisora Radiónica), la mayoría son nacionales. La circulación de artistas y formación con respecto al rock es importante. A nosotros nos parece fundamental que este tipo de festivales existan porque incentivan la cultura".

Entonces, si los esfuerzos por dar a conocer el rock colombiano sí se hacen, ¿es posible que no hayamos llegado al nivel musical necesario para que nuestra música sea reconocida? Ahora, lo anterior se refiere específicamente al género del rock, pues bandas como Bomba Estéreo, Monsieur Periné, Esteman, Systema Solar, entre otras, están cobrando importancia a nivel nacional. Tal vez, por ahora, no hemos cultivado nuestra firma de rock colombiano, como sí lo ha hecho Argentina. 

DISTORSIONES, EL DOCUMENTAL, ENCONTRANDO ECO EN LOS MÚSICOS Y ACADÉMICOS


Distorsiones se ha comportado como se esperaba, es un producto de investigación que ha levantado ampolla en el ámbito nacional del arte, sobretodo en las entidades y personas que trabajan en las políticas culturales. El documental ya ha sido invitado a varios festival en donde será exhibido a públicos de fuera del país que podrán observar el proceso que se está llevando a cabo en Colombia para desconfigurar el rock.

Entrevista en Canal 13 sobre DISTORSIONES

El documental ha sido bien recibido por las comunidades académicas y el trabajo académico que lo acompaña está siendo citado en varias investigaciones respecto al género musical en la música popular.

Distorsiones pretende sembrar la semilla para la reconfiguración del rock en Colombia. La versión en You Tube es una versión preliminar, sin ánimo de lucro, abierta y bajo una licencia de Creative Commons para que lo compartan y lo amplifiquen en su circulo de contactos.

La versión para cines y teatros será publicada también en la plataforma y en Vimeo. Se planean dos exhibiciones en Colombia en teatros.

No se pierda DISTORSIONES: RECONFIGURANDO EL ROCK COLOMBIANO y el trabajo académico que lo acompaña. Tesis en https://www.academia.edu/34169307/Tesis_Distorsiones_reconfigurando_el_rock_colombiano 





ARTÍCULO DE ROCKAXIS SOBRE EL LANZAMIENTO DE REPXBLICA DE CXERVOS


Repxblica de Cxervos estrena disco en concierto

“Nunca más” es el nombre del álbum debut de los bogotanos
Repxblica De Cuervos
Viernes 04 Agosto, 2017

Repxblica de Cxervos estrena disco en concierto

Repxblica de Cxervos es un power trío que se prepara a lanzar oficialmente su primer disco. 

Lo llevará a cabo este sábado 5 de agosto en Le Grange Bar (Carrera 13 No. 44-35 – Bogotá). La banda está liderada por el cantautor Felipe Szarruk, quién al respecto comentó: “‘Repxblica de Cxervos’ era un nuevo trabajo en mi discografía solista, sin embargo varias personas me llamaban y me decían ‘quiero que toques con los cuervos’, así que se quedo así, como toda una banda”. 

Dos sencillos han servido como avance de la producción: ‘Nosotros’ y ‘Repxblica de cxervos’. El álbum “Nunca más” estará disponible en disco compacto la noche del lanzamiento. La entrada tiene un costo de 5 mil pesos y de 15 mil pesos con el CD. También se presentarán los actos Diamond Ace, Paganyny y Fixura. 

Junto al cantante y guitarrista Szarruk se encuentran en el grupo Leonardo Neizza en la batería y Rodrigo Mojica en el bajo. “Nunca más” también está disponible para escucha en las diferentes plataformas digitales.

Tags: Repxblica de CuervosNunca másConciertoBogotarock colombiano
COMENTARIOS

A LOS MEDIOS Y ENTIDADES DEL ARTE NACIONAL: MESURA SEÑORES


Nunca he conocido un país en el planeta tierra en donde la gente se llene tanto la boca con mentiras y con escenarios creados en su imaginación como Colombia, y conozco dieciocho en los cuales en su mayoría he trabajado o interactuado en arte… nunca he conocido un país en donde las personas traten de distorsionar tanto la realidad y confundir tanto a las personas con la única finalidad de ganar fama efímera, respeto basado en la nada y sobre todo de instalarse en puestos de trabajo desde donde arrancan dinero a las entidades del estado o a medios de comunicación mainstream como en mi patria, la necesidad por encima de lo que sea, incluso de los demás.

Estaba leyendo el artículo sobre los medios de comunicación musicales publicado por la Revista Arcadia y la verdad que no entiendo cómo es que aun después de tanto tiempo y de tantas enseñanzas, los colombianos se dejan meter los dedos en la boca como a borregos que alimentan a medias. Esto tiene una explicación, se llama falta de educación. Me explico, cuando una persona es educada se vuelve curiosa, no se queda únicamente con el titular de la noticia, no opina sino que argumenta, no se queda únicamente con la fuente primaria u oficial, no cree que su verdad es la realidad y lo profesa, una persona educada tiene que comprobar que todo lo que se le dice es cierto, si es verdad que las brujas existen, que los fantasmas asustan, que la cumbia es rock o que los que claman ser los mesías del arte nacional en realidad han hecho algo más que vociferar su verborrea a través de cuanto espacio tienen apropiado y evitando la confrontación real con las personas, publico o agentes que los critican. Los medios en Colombia son muy irresponsables porque se les olvido lo que era el periodismo y ahora se basan en la opinión y los puntos de vista de los amigos, que prácticamente no tienen valor alguno en la construcción de conocimiento o en el análisis de las realidades, una opinión es el arma de los cobardes y defenderla es el arma de los ignorantes.

Hablan mucho, Idartes habla mucho, Sayco habla mucho, las estaciones de radio hablan mucho, Cámara de Comercio con su Bomm, las revistas hablan mucho, casi todos los agentes que tienen filiación estatal, fondos mixtos o algo de poder en el público y las políticas culturales sufren de diarrea verbal. Todos hablan mucho pero solo eso hacen, hablar y degradar cuando son atacados, negar todo, asumir demencia. Y cuando organizan eventos, los organizan también para hablar, ¿pero quienes hablan? Siempre los mismos, empíricos, endiosados y empoderados por ellos mismos, sublimados por los propios medios que no les han exigido nada más que creerse lo que creen que son.

Eso es mortal para la cultura nacional, al menos la música la han destruido. Estos “agentes” que ustedes ven como jurados y curadores en todas partes, siempre los mismos nombres, que no son músicos, pero califican la música a su criterio, a su antojo, que no son profesionales, pero son invitados a dar charlas y conferencias para los músicos en formación han destruido, han asesinado el arte nacional, lo han masacrado vil y vulgarmente y no solo eso sino que han cobrado y se han llenado los bolsillos haciéndolo. Jamás, ni en los países más mediocres de esta tierra se ha visto algo así, jamás un carnicero ha ocupado un quirófano por saber usar un cuchillo, solo en esta patria somos educados y regidos por carniceros de la mente, por ignorantes del conocimiento.

Pero no es culpa de ellos, es culpa de los músicos, los artistas, el público y todos los que permiten que esto suceda, es culpa de aquel que va a las conferencias y talleres sin exigir que quien los dicte tenga formación profesional o al menos un recorrido largo y exitoso en el tema, no una carrera construida por amistad y deshonestidad, es culpa de los que siguen presentándose a las convocatorias tratando de cumplir a cabalidad los caprichos de estos personajes, es culpa de quienes siguen escuchando las estaciones que tienen vetados a los locales, en resumen es culpa del artista que muere de hambre en un país corrupto y que necesita hacer lo que sea para sobrevivir así esto implique ser deshonesto, vender sus ideales y su dignidad. Por plata baila el perro y con hambre baila hasta la mamá en bikini. No solo pasa en el arte, en Colombia esto es la normalidad.

Entonces, como ni al gobierno ni a la gente le teresa lo que sucede en el arte, solicito un poco más de mesura y respeto a estas personas que están ahí no por sus méritos sino por su corrupción y amistades, sépanlo, ténganlo en mente y hagan lo que hacen callados y sin destruir el arte nacional, así lo hacen en El Salvador y en otros países corruptos (Pregúntenle al ladrón de Ricardo Zepeda cómo lo hizo) y si ya tuvieron la oportunidad de haber nacido en un país como estos en donde la educación no importa, cállense y quédense en sus puestos robando o comiendo, no importa, pero no esparzan esa semilla oscura y paupérrima, no le enseñen a los demás que están en formación a que así son las cosas porque ya podemos ver por ahí niños de 20 y 25 años creyéndose managers, curadores, músicos y todo tipo de profesionales del arte solo porque es lo que les han dicho en las conferencias y es lo que les han hecho creer. Pero sobre todo, no se llenen más la boca con escritos y artículos clamando que ustedes han hecho mucho porque en realidad no han hecho nada más que robar dinero del estado, comer gracias a empresas que ustedes no crearon y venderle al público y a la patria una falsa notoriedad que ustedes saben no es cierta, si alguno ha hecho algo, que no es mucho, ha sido usando dineros del estado, amistades o capitales privados que no han tenido que gestionar, engañar a todo un pueblo puede que se sienta bien, que los haga sentirse muy ágiles, pero engañarse a uno mismo es muy triste.

En el país existen agentes que de verdad trabajan por hacer crecer la industria, el arte y los movimientos, pero lo hacen callados y desde las sombras, sin necesidad de robar a nadie o de meter a los amigos a hacerlo. Yo llamo a los medios de comunicación a tomar el periodismo cultural y del espectáculo con la misma seriedad que tomaría una enfermedad terminal de sus hijos o su familiar más querido, respeten a sus medios, la honestidad no tiene precio.

COSAS BUENAS PARA HACER EN BOGOTÁ EN SU CUMPLEAÑOS


Muchas personas que visitan Bogotá desde otros países siempre me escriben para preguntar que pueden hacer en su visita a la ciudad, supongo que a ustedes también. Ahora que la ciudad está de cumpleaños quiero hacer una escrito para aquellos que vienen. Bogotá es una ciudad que llama al atención a muchos turistas y quisiera escribir sobre mi ciudad pero no de una manera pasional como siempre lo hacen en la mayoría de los medios de comunicación sino de una manera realista, siempre alertando sobre el peligro de andar por estas calles y sin esconder que Colombia en general no es una experiencia muy agradable ser turista ya que acá se permite de parte de las autoridades que las personas sean abordadas por desconocidos, hay poco control en las prácticas deshonestas de los operadores de servicios y de las personas que se aprovechan para ganar unos pesos.

Bogotá, mi ciudad, es hermosa pero su gente está atravesando un momento difícil de necesidad lo cual la ha hecho llenarse de ladrones y avivatos, por lo tanto, la consecuencia es una ciudad repleta de personas agresivos, desconfiadas y con poca actitud social, aunque haciendo gala de nuestra sociedad “snob”, con el extranjero casi siempre sus habitantes son amables y abiertos a la ayuda.

Así que acá van algunas de las actividades que podrían hacer de la visita algo muy agradable.

SUBIR A MONSERRATE EN EL FUNICULAR Y BAJAR EN EL TELEFÉRICO


Este junto a la visita a la catedral de sal en Zipaquirá son tal vez las visitas más tradicionales, la verdad Monserrate es un lugar sencillo, arriba en la montaña el atractivo es observar la imponencia de la ciudad que parece no tener un final en el horizonte y para los creyentes visitar la iglesia. Por lo demás solo hay tiendas de recuerdos y de comida que no son económicos. Pero todo el paseo es lo que convierte la subida a Monserrate en algo que vale la pena. La recomendación es subir en el funicular y bajar en el teleférico o viceversa, estos trayectos son geniales, se disfrutan y la sensación de adrenalina para los que no están acostumbrados a experiencias diferentes a la de la rutina diaria es recalcitrante. 

LA RONDA DE MUSEOS


No es que Bogotá sea como Paris o New York en cuestión de museos, pero existen algunos dignos de contar y visitar, sobre todo los que tienen que ver con nuestra cultura o historia. Si usted es amante del arte puede visitar el museo de Botero en donde encontrara uno que otro cuadro de artistas reconocidos mundialmente, pero esto comparado con los museos de otros países no valdría la pena. En cambio, El museo de la policía es muy interesante ya que es atendido por los mismos policías quienes tratan a cualquier precio de dar versiones un poco fantásticas sobre las piezas, es muy divertido. El museo del oro, el museo nacional, las iglesias del centro y la proyección en el planetario complementan un día muy entretenido.

TOMAR AJIACO, PERO CON CREMA DE LECHE


Bogotá tiene una de las mejores sopas del planeta tierra, lo digo con conocimiento de causa, el Ajiaco es espectacular, pero con crema de leche. Si no le adicionan crema de leche estará escuchando solo una parte del disco.

LOS CONCIERTOS DE ROCK DE LA ESCENA UNDERGROUND


A pesar de que escuchan la misma música en la radio y de que los medios de comunicación hablan de los mismos cinco o seis artistas, la escena de rock bogotana es una de las más prolíficas del planeta tierra, cientos de bandas tocan toda la semana, todas las semanas en el circuito de bares de la ciudad. Bbar, The Grange, Ozzy, Canterbury, Jackass, Kamikaze, Smoking Molly, Kaoz (Soacha), Revolution (Los miércoles) son solo algunos de los escenarios en donde encontraran Buenos conciertos a precios de risa, generalmente gratis o entre 2 y 3 dólares. 

LA TEMPORADA DE LLUVIA EN BOGOTÁ


Es raro pero la temporada de lluvias en Bogotá es muy hermosa, sobre todo para caminar por los parques y espacios verdes. Caminar o estar bajo techos en El Parque Nacional, El Parque de los novios o El Simón Bolívar mientras llueve es relajante, subir al mirador de la calera a tomar chocolate, todo es un buen paseo. Aunque la ciudad colapsa con una gota de agua, se puede sacar partido de estos momentos.

PEGARSE UN PASEO POR LA ZONA ROSA Y LA ZONA T


SI le gusta la faceta un poco más cosmopolita de las ciudades, la Zona Rosa, La Zona T y el Parque de la 93 son el sitio de reunión de las personas a las que les gustan los buenos restaurantes, los bares con buenos decorados, exhibir buenos trajes y compartir con las clases altas de la ciudad. Ahí encuentran de todo tipo de tiendas, centros comerciales, bares, restaurantes y a veces eventos gratuitos al aire libre.

IR AL MERCADO DE LAS PULGAS EL DOMINGO Y CAMINAR POR EL CENTRO


El centro de Bogotá es hermoso, caminar el domingo por las calles, visitar la candelaria, La Plaza de Bolívar, ir a los mercados de las pulgas a buscar antigüedades y artesanías, todo es muy bonito y entretenido, una ronda de fotografías es obligatoria. Lo único malo de este plan es la gente que lo aborda para pedirle dinero y para venderle cosas esas personas son absolutamente fastidiosas así que vaya preparado, pero vale la pena.

IR A TEATRO


La oferta de teatro en Bogotá es enorme, hay circuitos alternativos muy económicos y que no tienen miedo de experimentar con corrientes diferentes de la escena. También existen los teatros que han forjado la escena bogotana y los que son más comerciales. Un par de obras en Bogotá siempre serán buena opción.

Hay que tener cuidado con los ladrones (en cantidades alarmantes) que habitan la ciudad, con los atracadores. Es mejor no hablar por celulares caros en la calle, jamás muestre cámaras fotográficas de alta gama en público, no hable con los desconocidos porque lo abordarán hasta el cansancio y tenga cuidado en los bares y discotecas, sobre todo los más grandes en donde colocan reguetón, nunca deje un trago solo, jamás, y si una mujer muy bonita viene a hablarle, tenga cuidado, puede despertar (si es que lo hace) al lado de una quebrada sin ropa y con todas las cuentas en cero. Use mejor el taxi que el Uber (aunque no es un problema) y siempre cargue poco dinero, la ciudad es barata, no necesita andar con mucho. Cosas y servicios cotidianos como transportarse en Transmilenio, ir de urgencias a un hospital, tratar de encontrar indicaciones, trámites legales, servicios públicos o en general cualquiera cosa que tenga que ver con el estado es un martirio, evítelos, la policía rara vez es efectiva o servicial. Pero Bogotá es bella y si se anda con cautela, tendrá una gran experiencia. 

Santa Fé

RECORDANDO A ÁCIDO BAR EN LA REVISTA METRÓNOMO

Felipe Szarruk y "Los Muñecos de Rebeca" 1993 Ácido Bar
Ácido Bar, un punto para el rock en Bogotá

En un bar es posible presenciar algunas realidades; [charlatanería pueril] tertulias o diálogos ajenos, despechos, bailes, hasta la fuerza creadora de aquellos personajes que deciden compartir su música en directo. En ese recinto social uno puede divulgar sus ideas,  discutir los problemas del país, estar expuesto al cruce de distintas experiencias callejeras, a cualquier intento de diálogo errático aunque también es factible perder tranquilamente toda noción de juicio con la dosis etílica necesaria. Al final, “el bar es el confesionario más democrático de todos los que existen”. No hay duda, ahí es donde el tiempo libre va mejor y el ocio adquiere nuevas dimensiones.

En Bogotá, un sitio que cuenta con algunas de las características mencionadas anteriormente se abre paso entre las calles estrechas de la ciudad. No es el ícono del flower power criollo, aunque fue bautizado con el nombre de una sustancia alucinógena conocida, además de sus efectos, por las experiencias, e injerencia en el proceso creativo que tuvo en algunos músicos influyentes de aquella generación psicodélica, la cual nos dejó obras como Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (1967).

Se trata de un espacio que actualmente yace en la carrera 15 # 82–26. Se llama Ácido Bar. Es medianamente grande, de fachada despojada y pulcra. Una vez adentro, es posible toparse con un interior iluminado de manera tenue, con muros donde cuelgan algunas guitarras autografiadas por Kiss, Molotov, Scorpions, Judas Priest, Testament, Jaguares, entre otros. Aunque la joya es un bajo firmado por los integrantes de Motörhead.

La infraestructura del lugar está reforzada por una decoración con muchos referentes estéticos del rock, digamos que del más clásico, de ese que tuvo su momento de apogeo cuando creció en simultaneidad con la contracultura… cuando fue progresivo; este mismo es uno de los componentes principales de la oferta musical del bar, el cual nació cuando el género en Colombia pasó por su mejor momento y los establecimientos comerciales dedicados a este tipo de sonido reventaban de gente. Es claro que, aunque no es un espacio de naturaleza extravagante, parece resguardar una buena dosis de historia, de experiencias que pasaron de una generación a otra.

“Nosotros inauguramos el primer bar con el nombre Ácido en 1992. Era muy pequeño, quedaba en la carrera 4ta con calle 19. Cuando lo creamos lo hicimos con la idea de promover la cultura del rock, queríamos reproducir esas canciones que no sonaban en la radio por ser demasiado largas o experimentales por no apelar a la fórmula. La música era más importante que cualquier otra cosa, más que el decorado ya que por ese entonces el rock nacional había explotado, habían otros lugares como LCD Bar o Iron Speed, este último era como una especie de CBGB’s. Muy oscuro”, explica Wimmar Roa Cediel,  fundador de Ácido Bar, director del Laboratorio del Rock en la 98.5 FM y AcidoRockTV. Este personaje  presenció una escena emergente de músicos colombianos que pronto harían historia en grupos como La Pestilencia, 1280 Almas, La Derecha, Delia y los Aminoácidos (Aterciopelados), Morfonía, Kronos, entre otros.

“Respecto al sitio, lo uno escuchaba allá era Primus con “Too Many Puppies”, Pixies… en sí, todo el rock que no era mainstream. De vez en cuando ponían alguna cosa de Front 242 como “Headhunter” o “Tyranny (For You)”, o Nine Inch Nails con “Head Like a Hole”. Por ese entonces, Ácido era un lugar chiquito como los bares de rock del momento. Surgió cerca a TVG, LSD y otros sitios que abrieron el espacio a la escena alternativa, industrial y metal para quienes en ese entonces estábamos entre los 16 y 18 años de edad. La música era lo que nos movía allá, incluso después de que pasaron el local a chapinero”, explica Juan Andrés Casas, un cliente frecuente del lugar.

El sauna rockero

En 1993 Ácido se trasladó a un espacio más grande (carrera novena con calle 61).  “La idea era tener un sitio propicio para que algunas bandas se presentaran. Creo que este local es el que nuestros asistentes tienen más presente porque allí teníamos un horario para menores de edad, era de 2:00 pm a 6:00 0 7:00 pm. No vendíamos licor pero cobrábamos una entrada. Aún así los pelados se las arreglaban para conseguirse sus cosas, ya sabes”, explica Roa.

Andrés Casas alcanzó a conocer esa étapa del bar, y confirma las hazañas juveniles del momento: “no vendían trago, pero igual todos se la pegaban afuera y entraban o caletaban algo y lo metían”, narra. “Recuerdo —al menos con mi parche— que tomábamos bastante guaro y pola fundamentalmente. Algunos fumaban porro, pero eso era lo más. El tema no era ni siquiera ir allá de levante, la idea era asistir en grupo, jartar y bailar hasta que nos echaran del chuzo”, dice.

Y es que en ese instante Ácido yacía en el subterráneo de un edificio con capacidad para más de 300 personas. Era oscuro,  húmedo, una caverna sin ventanales, perfecto para un sauna rockero. “A veces durante un concierto solía llenarse tanto que las paredes condensaban el sudor de la gente y este caía sobre los ladrillos; en medio de un show uno podía ver a Dilson Díaz (La Pestilencia) corriendo a la puerta para tomar aire hasta que luego volvía al escenario”, narra Wimmar entre risas.

“Es que se trataba de un sótano con una ventilación prácticamente nula, pero eso no nos importaba. Las paredes se llenaban de humedad, de la exudación de todos los que reventábamos de energía en el bar; ocasionalmente caían gotas de sudor del techo, en los cocteles, en la cara, ¡en la boca si se estaba de malas! Recuerdo que en ese tiempo yo tenía 17 años y fue allá donde vi por primera vez en vivo a La Pestilencia. En ese momento de su historia, la potencia de la banda era tal, que parecía que el lugar iba a estallar. No había mucho aire; de vez en cuando, la gente salía a respirar y volvía a entrar; incluso Dilson hacía lo mismo para no desmayarse. Todo eso era parte del encanto: el sótano, el sudor, todos coreando a todo pulmón las canciones, muchas veces gritando cosas, tratando de emular algo de inglés, lanzaban frases sin sentido, entre otras cosas. Pero no importaba, el asunto era estallar la energía”, explica Andrés.

Era claro que esta versión criollo punkera de El Cavern Club no dejaba de ser algo reducida para grandes recitales. “Así que, años después en un coliseo cubierto de Mosquera, Cundinamarca, organizamos a nombre del bar una presentación de varias bandas, de las cuales dos Julio Correal era manager: La Derecha y Aterciopelados. Ese concierto fue muy chévere pero llegó la poca gente. Nosotros perdimos billete pero no nos importó, eramos unos románticos. Lo recuerdo como un momento simpático, una época muy chévere en la que además fuimos patrocinadores del Expreso del Rock, un programa de radio conducido por el gran Andrés Duran”, explica Roa.

Por otra parte, en Ácido la tradición era realizar lanzamientos de nuevos álbumes con el respaldo de las compañías discográficas más importantes del país. “Sony Music incluso nos facilitaba material de bandas nuevas. Además la programación musical del lugar abarcaba producciones de Pixies, The Cure, e incluso de Cypress Hill. Creo que fuimos de los primeros espacios donde sonó ‘Rage Against the Machine'”, cuenta Roa, quien además resalta el catálogo sonoro del bar, el cual comprendía desde el rock progresivo, punk,  blues,  rock industrial. Una selección que todavía prevalece.

En cada sede en las que funcionó a lo largo de su historia, Ácido siempre conservó su naturaleza; sus curadores nunca perdieron la visión de mantenerlo como una ventana al rock. Ahora, allí se reúnen desde oficinistas hasta melómanos. Este lugar recupera elementos de la cultura popular; en sus pasillos resguarda un pequeño espacio donde se exponen diferentes objetos de colección, sin dejar de mencionar que sus instalaciones hay una terraza que ofrece diferentes ambientes donde usted puede bailar, saltar, tomar un trago, hacer un asado, todo, dentro de la decadencia o no es posible.

En el bar todavía se pueden apreciar presentaciones en vivo de diferentes grupos emergentes y profesionales. La oferta musical allí se vuelve cada vez más amplia, hay campo para sonidos alternativos,  programadores invitados, exposición de videoclips, conversatorios con los mejores exponentes nacionales del rock. Mientras que, a nivel gastronómico la especialidad son las alitas de pollo, la Zeppelin Burguer y la Queen Burguer; aunque también hay una variedad de licores en su carta, entre esos, el coctel de la casa: Ácido.

Así se encuentra Ácido Bar, un punto cuya dorsal es su música cuidadosamente seleccionada y dosificada, más allá de ofrecer una buena descarga etílica. “Estamos orgullosos por el hecho de haber mantenido en pie el bar, uno de los más longevos de la ciudad”, concluye Roa mientras caminamos por la Sala Beatles, otro de los recintos fascinantes del establecimiento.

ESPECIAL EN EL ESPECTADOR RESPECTO A LA POLÉMICA DE ROCK AL PARQUE


Rock al Parque: ¿democrático?
Cultura
2 Jul 2017 - 9:00 PM
Mónica Rivera

Cada año hay críticas por el cartel de Rock al Parque e, incluso, se oyen quejas de que las bandas se eligen por intereses particulares. Sin embargo, los curadores del festival defienden el proceso de selección. Dicen que es riguroso y transparente.

Los bogotanos se preparan este lunes para disfrutar del cierre del evento musical más importante de la ciudad: Rock al Parque. A pesar de los buenos comentarios de los asistentes, en esta edición tampoco se salvó de las críticas. Ya es común que cada año se reviva la polémica alrededor de la selección de las bandas que logran un lugar en la programación. Mientras algunos apuntan a que existe una supuesta “rosca”, que obedece a intereses personales y que privilegia a bandas que ni son del género, los organizadores insisten en la transparencia del proceso.

La polémica este año empezó temprano. El 12 de mayo se supo que Idartes, entidad que organiza el evento, canceló la participación de un invitado internacional: el rockero venezolano Paul Gillman, quien públicamente apoya al gobierno de Nicolás Maduro. Para muchos, la decisión fue un golpe al espíritu del festival, que siempre se ha mantenido al margen de las posiciones políticas.

Ante la controversia, la respuesta de la entidad distrital fue que lo había hecho “por cuestiones de seguridad”, al surgir una campaña de odio contra el artista por redes sociales. Incluso una fuente le comentó a este diario que hasta la oficina del Distrito llegaron amenazas de boicot si el venezolano se presentaba. A pesar de las críticas, la decisión se mantuvo.

A este episodio se sumó otro, que ratificó la molestia de algunos seguidores del festival con sus organizadores: el músico Felipe Szarruk radicó una tutela, en la que pidió que le cambiaran el nombre al festival o que lo cancelaran. Según él, invitar bandas que se salían de los estándares de lo que se puede llamar grupo de rock y el hecho de que solo el 20 % de las agrupaciones se eligieran por convocatoria y el resto lo hiciera un curador vulneraban los derechos a la igualdad y al libre desarrollo de la personalidad. Aunque un juzgado aceptó estudiar el caso, al final no prosperó.

¿Cómo es el proceso?

La selección de las bandas está a cargo de un curador. Esta tarea la cumple hoy Chucky García, actual curador del festival, quien explica que hay tres tipos de selecciones: distritales, nacionales e internacionales. “Buscamos articularlos de manera sana y armoniosa, para que al final haya propuestas conservadoras y de la nueva generación”, dice.

Después de esto, se organiza el cronograma de los tres días: “La idea es que haya coherencia de géneros y que alternen las bandas. Aquí no hay un tema de preferencia del coordinador, sino de balancear una programación establecida”.

Los procesos son diferentes para cada caso. En el de las bandas internacionales, se reciben propuestas; hay unas ya fichadas por su desempeño, y otras que son ofrecidas por sus mánagers. Por último, se tienen en cuenta los grupos elegidos en otros festivales, como la Filpro, de Guadalajara, o el Boom, de Bogotá. Por ejemplo, este año “estuvimos en un evento que se llama Sound of The Xity (SOTX), en Pekín, de donde trajimos una banda de China”, señala García.

En la elección de las bandas nacionales, se tienen en cuenta varios criterios, como su trayectoria, su calidad e incluso sus semejanzas musicales con las bandas internacionales y locales. Finalmente, está la convocatoria de bandas locales. Dentro de sus requisitos está tener, al menos, dos años de existencia. De este proceso se encargan tres jurados, elegidos por la gerencia de música de Idartes. Este es uno de los más criticados, ya que la mayoría de las veces se reciben más de 200 propuestas y, según critica Szarruk, no hay forma de verificar si todas son evaluadas.

El debate

Pero estos no son los únicos criterios de selección. Daniel Casas dice que, en muchas ocasiones, el nivel de los artistas invitados depende de la capacidad económica, del nivel de gestión y de negociación del curador. “En 2005, logramos traer a Apocalíptica, por US$15.000. En esa época era un precio irrisorio. En 2010, nos cobraban US$150.000”.

Julio Correal, empresario musical, considera que el curador es quien propone un cartel internacional a su antojo. Aunque aclara que el trabajo no ha sido malo; cree que debería ser más abierto. No duda en que Idartes tiene limitaciones económicas que hacen difícil la contratación de bandas importantes. Esto dificulta traer a grupos populares que la gente quisiera ver.

María Clara Espinel, mánager de la Chiva Gantiva y quien trabajó para el festival en 2012, asegura que el proceso es transparente y riguroso. Sin embargo, no les da tanta importancia a las críticas sobre el proceso de selección. Le preocupa que no se indague en los procesos de los grupos musicales que no han pasado los filtros del festival. Cuenta que, hace tres años, un jurado, miembro de una banda de metal internacional, tenía la tarea de elegir las mejores bandas de rock de Bogotá. Para sorpresa de muchos, incluso del Distrito, seleccionó más grupos alternativos, con el argumento de que el nivel de metal y rock en Bogotá es muy bajo.

“Por eso creo que la salida es que Idartes empiece a preguntarse por qué siempre quedan las mismas bandas y evalúe los procesos de las que no pasan los filtros. Fue un espacio construido para apoyar la escena distrital, para que tuvieran visibilidad y pudieran mostrar sus propuestas musicales. Hay que volver a esa esencia. Y ahí también debe haber una intención de los grupos de renovarse y participar en los espacios destinados para el aprendizaje”, agrega.

Eso, por supuesto, obliga a que el público sea más receptivo a otras alternativas de música y no prefiera sólo el rock. Espinel insiste en que el festival ha crecido y generado nuevas necesidades y dinámicas. Por eso no le parece descabellado, como manifiestan los más tradicionales, que hoy estén en el cartel bandas como Bomba Estéreo, que no pertenecen a este género, pero tienen una apuesta interesante. “Hay que entender que el rock, más que un género, es una actitud”.

http://www.elespectador.com/noticias/cultura/rock-al-parque-democratico-articulo-701141

ESPECIAL EN VICE SOBRE EL FESTIVAL HATO VIEJO


Villapinzón será escenario de un encuentro cultural que dará cita a destacadas figuras del rock colombiano en torno a un compromiso: la construcción de sociedad a través de la música. La octava versión del Festival Hato Viejo, que tendrá lugar el 8 de octubre en el municipio de Villapinzón Cundinamarca ya ha presentado su cartel oficial y promete ser una experiencia llena de vitalidad y energía.

El Festival contará con la participación de figuras como Jorge Burbano, Szarruk. Alfonso Espriella, Citadino Blues & Rock y bandas regionales que apuestan por los sonidos y se unen a la iniciativa liderada por el Colectivo Hato Viejo que busca beneficiar a familias de Villapinzón, con alimentos no perecederos, el único requisito para participar en el evento.

Uno de los invitados es Alfonso Espriella, compositor, arreglista, productor, multi-instrumentalista colombiano destacado por ser un solista alternativo. Su propuesta ampliamente nutrida por su espiritualidad lo ha llevado a participar en Festivales como Rock al Parque (Bogotá), Altavoz (Medellín), Miche Rock (Barranquilla), Estéreo-Picnic, Festival Centro y Festival 212 RMX (Mexico).

Al cartel se suma Jorge Burbano con una importante influencia del rock instrumental, que pondrá su sello de versatilidad al festival. Burbano ha hecho parte de bandas de metal de Bogotá como INGRAND y ha participado en tres ediciones de Rock al Parque. Con dos producciones musicales y dos premios como mejor guitarrista de rock en Colombia, llega al festival para exponer un rock lleno de energía y espontaneidad.

Al proyecto se suma Felipe Szarruk, músico, comunicador social y gestor cultural de la escena latinoamericana. Actualmente señalado como un abanderado de la música independiente. Ha editado diez discos, de los cuales sobresalen varias canciones que han alcanzado primeros lugares en diferentes listas de Latinoamérica.  Szarruk es el compositor de la primera Ópera Rock Colombiana Margarita y Fausto, estrenada en en el Teatro La Libélula Dorada en su primera temporada.

Este músico además es responsale de la creación del conglomerado de medios alternativos Subterránica que se dedica a apoyar y dar exposición a los artistas emergentes de Colombia y El Salvador; liderando entregas de premios en Centro y Sur América, así como concursos, ruedas de negocios y conciertos.

Junto a ellos Citadino Blues, Los Cacharros y las bandas locales Altamira y SMOKE5 acompañarán esta iniciativa que expondrá el compromiso de los jóvenes en el desarrollo de sonidos que tejen sociedad.

Conoce más detalles del evento en la FanPage oficial:https://www.facebook.com/FestivalHatoViejo
http://noise.com.co/festival-hato-viejo-2016-cultivando-sonidos-tejiendo-sociedad/
Videos