Lo último

LOS ANÓNIMOS

Ayer que estaba en el hospital en una cita de control, vi pasar un doctor ya viejo, con uno de esos maletines como del Dr Chapatín ¿recuerdan?, detrás de él lo iban siguiendo un montón de muchachos estudiantes de medicina. Se me vino a la mente una imagen de una de mis series favoritas, Dr House. Me pregunté por unos momentos quien sería aquel doctor, y cuantas personas ayudaría en su vida... después de eso ingrese a mi consulta y ahí estaba otro doctor con un equipo pequeño de gente, ellos me atendieron, vieron mi caso y en su defecto trataron de ayudarme lo que más podían según sus recursos. Y así he ido encontrándome en la vida un montón de personas. Por ejemplo el otro día que estaba reclamando unas medicinas en la EPS me puse a conversar con una monjita que estaba calmada sentada esperando también sus medicamentos, yo necesitaba un poco de guía espiritual y ella me la dio, intercambiamos palabras y fue suficiente para mi. También un taxista que me llevo hasta el bar en donde toco por las noches entabló conmigo una plática como si fuéramos amigos de años y después en el bar, justo después de tocar, un personaje del público me ofreció un trago que tuve que rechazar por mi condición, pero me ofreció un trago! Por que le había gustado mucho la forma en que habíamos tocado.

Personas que no conozco y que no se quienes son, que antes de verlas ni sabia que existían. Después de esto llegue a mi casa y de casualidad el televisor estaba prendido y sintonizando el canal E!, mostraba algunos chismes de los famosos de Hollywood, algunas peleas y otras cosas, la mayoría bochornosas, y algunas que exaltaban los logros de los artistas y las estrellas, y me vino a la mente algo bonito y a la vez desconcertante: ¿Que es lo que admiramos nosotros de los famosos?, de esas personas que vemos como "Estrellas", es cierto que salen en el cine, en la tele, la música, nos divierten, nos comparten sus "dones", pero mi pregunta es ¿Qué han hecho en realidad por nosotros?, si al contrario somos nosotros quienes hacemos por ellos, quienes los admiramos, los hacemos ricos comprando todo lo que sacan, imitamos sus peinados, sus ropas, su ideología... en cambio, yo ni le conozco el nombre al celador de la cuadra que me cuida cada noche, yo no conozco a los anónimos que de verdad hacen algo por mi, que están ahí. Y les digo una cosa, yo que me he podido mover en ambos mundos, me quedo en el de los anónimos, por que al menos ellos, cuando te van a traicionar te lo dicen, o cuando les caes mal no te hablan, en cambio en el otro mundo, el de "las estrellas" ese si es duro, por que todos son "amigos", todos son "sabios".

Me voy a sentar un momento, a pensar en los anónimos de mi vida, los que han estado ahí cuando los necesito, prefiero acordarme de esa niña que se acostó conmigo cuando tenia 18 años y que ya la había olvidado, a fantasear con Paris Hilton o "las chicas de al lado", acordarme de mi amigo de infancia con el que ya no hablamos que creer que el jefe de la disquera es de verdad mi "parcero" por que hemos compartido un whisky. Quiero que mis anónimos vuelvan a mi vida, y dejar de pensar tantas banalidades ya.

14 de julio de 2010