Lo último

LOS ESTUDIOS CULTURALES Y LA NECESIDAD DE DESLIGARLOS DEL PENSAMIENTO LATINOAMERICANO ACTUAL

Desligar el arte de la cultura no es tan difícil como a veces pudiera parecer con fines académicos. Entendiendo el arte como el producto de los procesos creativos de un artista, solamente eso, sin tener en cuenta el escenario en donde el artista se mueve o los factores externos con los que este puede interactuar en el proceso de creación o en su vida misma. Leyendo el capítulo ¿Que saber, qué hacer y como ver? (Catherine Walsh) del libro editado por la Universidad Andina Simón Bolívar del Ecuador llamado –Estudios culturales latinoamericanos- Retos desde y sobre la región andina. Los interrogantes comienzan desde el titulo mismo: ¿Que saber, qué hacer y como ver? Pero ¿Desde que perspectiva?

En los países de América del sur, sobretodo en la primera década del siglo XXI, todo tomó un tinte socialista, incluso en países como Colombia en donde la Izquierda jamás había tenido protagonismo, la ideología de la liberación (?) logró establecerse en las grandes ciudades al punto en que tenemos ahora gobiernos de izquierda los cuales no se han diferenciado mucho en escándalos de los de derecha contra los que tanto se peleaba.

La pregunta ¿Liberación de que?, obedece entonces a las situaciones que muchas generaciones actuales desconocen o han escuchado únicamente a grandes rasgos de los mayores, la represión por parte de los estados, los gobiernos militares, las dictaduras, las guerras civiles, etc.- Esas generaciones a falta de nuevas causas, simpatizan con las antiguas sin conocerlas y el mundo ha tomado gracias a la juventud un aire de rebeldía porque sí, porque no hay nada mas que hacer, porque no encontramos nada más.

Toca entonce trabajar para desligar el viejo pensamiento de que lo que es de izquierda es lo que colorea nuestra realidad y todo lo demás es malo, malvado, diabólico, porque el arte no obedece a estas realidades, puede ser que a través de nuestra historia latinoamericana que los artistas sean quienes hayan expresado mas su inconformismo, pero esto no significa que este pensamiento sea el único que produce arte que es lo que se ha querido mostrar en textos de varias universidades publicas de los nuevos llamados estados socialistas del siglo XXI, no siempre es cierto que el tratamiento y estudio de lo cultural tenga intenciones emancipatorias como lo dice la autora del texto en el cual me baso para hacer este escrito y que está relacionado al principio.

Replicar prácticas artísticas foráneas dentro del contexto cultural latinoamericano ha sido la bandera de muchos movimientos, pero ¿Es esto siempre bueno? Puede que en la mayoría de los casos nos apropiemos de estos campos y se enriquezcan con nuestras practicas, pero en otros, como por ejemplo el Rock no ha sido tan convincente, lo que se logró fue un montón de productos híbridos que no se paran en ningún lugar y que lo que han hecho es distorsionar tanto el producto original como el mestizo, creando confusión entre el publico y relegándolo al un punto tal que el desconocimiento marcó como mal producto el original y en el imaginario colectivo de la gente se enraizó el mestizo lo cual destrozó la forma pura del genero.

Es por eso que hay que tener cuidado, porque los estudios culturales de ninguna manera pueden llegar a ser ligados de manera absoluta con los estudios artísticos que es el campo de conocimiento que estamos tratando de moldear,  la idea entonces es pensar y construir desde cero un área de teorización e investigación que no sea ninguna de las actuales ciencias sociales con un nombre mas presuntuoso. Porque esto, como dice (Moreiras, 2001) en el texto, contribuye al empobrecimiento del pensamiento, impulsado por las decisiones de las disciplinas.

Otro concepto que cae ya es en el discurso político dentro de los estudios culturales, es el de “capitalismo transnacional y proyectos neoliberales”, estas son cuestiones de la ciencia política, otra de las áreas que los “académicos” e “intelectuales” de la región latinoamericana y andina no quieres dejar ir del discurso que profesan, hay que adaptarse a la realidad y no se puede seguir soñando con la utopia a menos que en realidad se tenga la capacidad de hacer un cambio, cosa que no es fácil ni siquiera en los países mas avanzados intelectualmente, es por esto que todo ese modelo, todo ese discurso que han venido escribiendo y profesando los académicos debe enmarcarse hacia un futuro y no seguir tomándolo como referente de un pasado que ni siquiera ha existido mas que en las hojas que ellos publican. Esto es vanidad.

¿Libertad de quien? Si fuera cierto que la libertad no existe entonces no tendríamos en las manos los textos, de alguna forma, perseguidos o no, existió la libertad de crearlo, de publicarlos, de compartirlos y de socializarlos, lo que pasa es que el arte es codicioso, es lo menos anticapitalista que existe, porque el artista generalmente piensa en sociedad mientras esta en estado de necesidad, lo cual cambia una vez cambia el dinero que entra en su cuenta bancaria, el arte esta ligado el hedonismo, es inherente.

Latino-américa de hecho, tiene uno de los sistemas que no nos permiten salir de el, es decir, otros países permiten así sea de una manera paupérrima, retirarse del sistema y vivir de las ayudas del gobierno, dormir en un catre, estar ahí, tener si se quiere un puesto o no, en cambio en nuestros países hay que integrarse, hay que nadar con la corriente, quien no este de acuerdo es condenado sea por los que están con, o los que están en contra del modelo social en el que vivimos actualmente. Por esta razón es extraño, que al analizar los textos producidos respecto a los estudios culturales en América latina, no se refieran a los norteamericanos como “Yankees”.

Uno de nuestros mayores pecados como seres humanos que nacen y crecen en nuestros países, es el encierro de las personas en los mismos, el no salir, no conocer el mundo nos ciega ante la realidad, muchas personas juran que sus lugares de origen son la panacea del universo cuando no conocen nada mas que su barrio, su ciudad, el viajar abre las puertas del conocimiento practico y de la comparación, sin embargo hacerlo no es fácil, es por esto que hay que trabajar en que las personas de America Latina no sean tan tercas cuando alguien quiera tratar de entablar un discurso de cambio, porque acá tenemos la cultura del mas fuerte, de mi verdad es la que vale así este errada y eso se refleja en el arte, la cultura, la política y en todos los ámbitos de nuestra vida

Entonces en nuestro camino a los estudios artísticos, debemos intentar de tener dos perspectivas independientemente de que pensemos, objetivamente debemos ver el mundo con los ojos de los demás, separando el sujeto del objeto o uniéndolo depende de en que lugar nos paremos para verlo, en que estado, en que forma se quiera analizar o estudiar, las probabilidades son infinitas. Creo que seguir sintiendo que hemos sido colonizados y domesticados en algo que ya hay que dejar atrás, ¿Y si pasó, entonces que? Es nuestro deber arreglarlo, no vivir en el pasado intentando hacerle ver al mundo lo malo que estuvo porque así el universo entero nos de la razón ya no se puede dar vuelta atrás, mientras que el tiempo sigue corriendo y nuestro presente se diluye en lamentos.

Entonces ¿Por qué se habla tanto de romper toda clase de brechas pero nadie menciona la ideológica y gastada Izquierda-Derecha?

Es por eso entonces, de vital importancia la definición que le podamos dar a nuestros “estudios artísticos”, no son estudios culturales, no son estudios sociales, no son ninguna otra disciplina y mucho menos deben ser una arena de debate filosófico o ideológico, como dice el titulo ¿Que saber, qué hacer y como ver? Para no seguir cayendo en los mismos errores.

2 de Septiembre de 2014