Lo último

MI EPIFANÍA

Hace unos días en un sueño, un hombre que no conocía se me acerco y me dijo lo siguiente: “Ustedes los humanos no valen nada, creen que su vida tiene algún sentido, pero ponte a pensar que ustedes los humanos podrían bien sentarse desde que nacen hasta que mueren y nada en el universo cambiaría, es por esto que ustedes mismos deben darle el sentido a sus vidas, ya que nunca lo ha tenido”.

Al principio me levante preocupado y embargado por un sentimiento pesimista y fatalista, este hombre en el sueño tenía razón, pensaba yo, y así pasaron varios días. Comente el sueño con varias personas y nadie daba conclusiones contundentes y yo al final no las esperaba.

Un tiempo después del sueño venia caminando camino a casa y comenzó en mi mente a despertarse una idea, entendiendo lentamente lo que aquel hombre en mis sueños me había querido decir, no era una afirmación, era más bien una especie de acertijo el cual yo tenía que descifrar, al fin y al cabo no paraba de dar vueltas en mi mente.

Pensé que aquel sueño había llegado en los peores días, estoy mal económicamente, luchando por un sueño que al fin y al cabo no sé si sirva para algo o no, mis mejores amigos algunos me traicionan y para completar en las noticias sale un hijo de la gran puta que asesina a su hijo… y es entonces cuando me pongo a analizar que había querido decir mi sueño y llegue a la siguiente conclusión: La vida en sí misma es un milagro, al final debe ser decisión de cada uno darle sentido, porque es verdad, nosotros comparados con el universo entero somos una ínfima parte, pero cada ínfima parte de un todo es parte del todo y sí tiene incidencia. Debemos pensar en la vida nuestra como cada persona decida pensar en ella, es decir, si quieres que tu vida valga nada, pues eso valdrá, y si quieres que tu vida tenga sentido, pues eso será. Pensaba en los dones que yo tenía y en mis defectos y en lo que había logrado, y nunca cambiaría un segundo de mi existencia por nada, porque a pesar de los errores y desventajas que pueda haber tenido, cada acto que realicé en mi vida ha desembocado en lo que hoy soy, y hoy soy feliz. Y pensaba en el dinero, en realidad si no lo he tenido como he querido también ha sido mi decisión y me di cuenta que lo que pasa es que yo disfruto más mis momentos y logros que el dinero, y por eso no lo he tenido, sencillamente porque en realidad no lo he deseado o buscado como debe hacerse. Pensaba en mis amigos que me traicionan robándome algunas ideas, pero me doy cuenta que ellos no tienen el empoderamiento intelectual que yo he conseguido a través de los años y la máquina de fabricar ideas que soy, es por eso que los perdono porque yo lo decido.

En conclusión, la vida si tiene sentido, y eso es importante para mí, porque cuando mi hija venga a preguntármelo, yo ya habré hecho esta escuela, y Dios en eso es irrelevante, porque es cada persona, cada quien, es quien decide si la vida tiene sentido o no.

1 de Octubre del 2008