Lo último

NUEVAS PERSONAS, NUEVAS SOCIEDADES, NUEVOS MEDIOS: LA PERSONA COMO MEDIO

Ilustración: Cuadernos de periodistas
La posibilidad que han abierto las nuevas tecnologías de la información a través de internet son extremadamente interesantes en cuanto a la relación del sujeto con las cosas que suceden en el planeta. Las estructuras de los medios masivos han caído de una manera tan vertiginosa que nadie se dio cuenta cuando sucedió y hoy en día vemos como los gigantes de la industria mediática parecen ahogarse en un mar de nuevos emprendimientos alternativos en la forma de vender, comunicar y plasmar esa esa información.

Desde el año 2005 cuando el retorno a Colombia y la imposibilidad de abrir espacios en los medios “mainstream” me obligaron a descubrir recursos como la en ese entonces naciente radio On line, he venido construyendo un conglomerado de medios alternativos llamado Subterránica. Este conglomerado con el tiempo se convirtió en una fundación cuyo objetivo es promover artistas emergentes en los géneros del Rock y el Hip Hop y crear espacios de expresión y de circulación para los mismos. Esto en el contexto colombiano se traduciría más o menos a un suicidio económico, lo cual no dista de la realidad. Defender y gestionar algo así en un país carente de actividad cultural seria y en donde los ritmos mencionados son satanizados, ignorados y vetados  es una tarea más que titánica. No me estoy defendiendo, coloco esto en contexto como un ejemplo de lo que está sucediendo en el mundo en materia de periodismo y de comunicación.

Ilustración: México CNN
Hoy en día toma protagonismo la persona como un medio. Cualquiera se puede armar de una cámara de fotos de no muy alta gama que tome también video en cualquier formato y un teléfono inteligente y convertirse en un medio de información poderoso que tiene acceso a lugares que los medios “grandes” jamás soñarían con tener. Una buena definición de lo que está sucediendo entonces son las palabras de Rosental Alves de Brasil, director del Centro Knight para el Periodismo en las Américas, quien comenzó su intervención en la entrega de premios de periodismo Gabriel García Marquez afirmando que “Estamos saliendo de los medios masivos y entrando a la masa de medios, porque las personas son medios ahora. Un periodista puede tener más seguidores en Twitter que el medio para el cual trabaja”."

Hace un par de días recibí un mensaje a través de la red social Facebook en donde me informaban que un enlace que estaba roto y que yo había publicado unas horas atrás, al responderle a la persona, me di cuenta que lo estaba haciendo a través de la página de mi medio, la cual administro desde mi cuenta personal, entonces la respuesta quedó como si la publicara el medio pero el texto decía algo así como “Lo siento, mira en mi perfil y ahí está el link corregido”. Un mensaje subjetivo que deja ver claramente y que me llamó a reflexión sobre lo que estamos acá discutiendo.

Para que un medio sea considerado un medio en el sentido de la palabra como la conocemos en el imaginario colectivo común, en este debe existir una estructura, una jerarquía, un equipo de trabajo en el cual cada uno de los integrantes tenga una función y de manera óptima produzca escritos, crónicas, noticias o cualquier tipo de narrativa se requiera. Hoy en día muchos medios alternativos son manejados por una misma persona y esta persona se convierte en el medio. Internet y sus tutoriales, su acceso fácil a software creativo y de producción, sumado a los miles de gadgets tecnológicos que tenemos a mano, ha logrado que los más hábiles sean “toderos” en cuanto a manejo de tecnologías. No son diseñadores gráficos pero saben hacer flyers, editar fotos, diseñar páginas web y manejar gestores de contenidos. No son fotógrafos pero con herramientas de retoque consiguen imágenes impactantes, no son productores audiovisuales pero ya hay apps que permiten que el video terminado no tenga diferencia alguna con los producidos por un director, y la práctica les ha dado la experiencia en la producción de contenidos y en afinar la pluma en los escritos.

Esta nueva tendencia nos ha permitido a todos llegar a información que de otra manera sería imposible sacar a la luz, como la famosa “primavera árabe” o las revueltas que se han dado en Venezuela debido a la crisis social, noticias que los medios importantes tratan de ocultar o sencillamente pasan de largo de una manera superficial, nada de esto sería posible sin la cámara espía y la intromisión de la persona-medio en la escena. Al fin y al cabo ¿Quién sabe que de todo lo que se está grabando en los teléfonos pueda terminar siendo un video viral que despierte conciencias”, muy diferente esto a la imagen clásica del periodista de chaleco que dice PRENSA en letras enormes, una bandera blanca en el bolsillo y la cámara enorme delatándolo en todas partes, la persona-medio actúa sigilosamente, se ingenia tretas y maneras de llegar a su meta y los resultados son épicos.

@felipeszarruk