Lo último

¿CUÁNTO DEBE VENDER UN MÚSICO EN COLOMBIA PARA GANAR UN SALARIO MÍNIMO EN DÓLARES?


El término “Economía naranja” ha sido bastante difundido en los últimos tiempos, este se refiere según el diario Portafolio a: Las actividades económicas de estos sectores van desde la arquitectura, las artes visuales y escénicas, artesanías, pasando por el cine, el diseño editorial, y hasta se alcanza a cubrir el cine, la música, la moda y los juguetes y qué, en el año 2005, estos sectores representaron el 6,1 % de la economía global.”

Esta intentona de definir las industrias creativas es el último esfuerzo desesperado del sistema capitalista salvaje en el que vivimos actualmente de “cuantificar” los productos creativos de la mente. De reafirmar el postulado “Cuanto tienes, cuanto vales” y que, si como artista no generas dinero en esta sociedad entonces no eres nada, la tal “economía naranja” fue acuñada por agentes externos al arte para convertir al artista en un producto y por lo tanto hacerlo “útil” a la sociedad.

Es entonces cuando vemos a cientos de músicos desesperados publicando en redes sociales una serie de mensajes como “Soy músico no toco gratis”, “Apoya el rock local al músico también tiene gastos” y vemos como han pauperizado la práctica artística hasta rebajarla a niveles vergonzosos de mercachifles que deben obtener un dividendo por lo que hacen para sentir que son exitosos.

Los músicos noruegos ganan más en la era digital https://www.hispasonic.com/noticias/musicos-noruegos-ganan-mas-era-digital-segun-tesis/6274

Pero la realidad no es tan alentadora, respecto a la música y a la industria musical debemos estar conscientes del cambio que ha sufrido desde hace ya dos décadas, cuando comenzó lo que se llama “la era digital” y los modelos de la industria cambiaron. Hablando del caso específico de Colombia, los músicos no han salido del engaño que nos presentó la película de Oliver Stone “The doors”, cuando en la escena más onírica vimos a un emocionado agente musical grítale a Jim Morrison “Hey Jim, vamos a grabar un disco” mientras este se colgaba drogado en una reja de un parqueadero, para verlo después en otra escena sintiéndose fracasado diciendo “prendan la máquina de hacer dinero” y todos anhelamos ese tipo de “fracaso”.

En mi experiencia en Colombia como gestor de espacios de circulación y reconocimiento para el rock local que se remonta ya a muchos años, he tenido que padecer la insufrible queja de los músicos porque “no hay dinero”. Yo soy músico, hago música, inicié el camino de la comunicación y de la gestión para poder abrir espacio a mí mismo en una inexistente industria y fue cuando comprendí que los músicos, sobre todo los de músicos de rock en Colombia parecen no querer entender realidades como que cuando un artista define su vida dentro de las artes hay que decidir entre dos caminos, les sirves al arte o le sirves a la industria del arte o como me gusta llamarla “el show business”, es más acorde, en Colombia no hay industria del arte sino una industria del espectáculo alimentada en gran parte por los dos canales de televisión “mainstream” y que miden el éxito en rating. Si uno decide vivir en las artes y no de las artes debe saber que Colombia ofrece las mismas posibilidades que para ser esquiador en la nieve y que el camino debe costearse con el bolsillo de las familias, el propio o de los mecenas, no hay otra realidad. 

El respeto perdido por la profesión de músico http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-14208737

Por lo tanto, hemos visto como las prácticas artísticas en Colombia se han contaminado de ese afán de ganar dinero a toda costa porque es la forma de “salir adelante” y es cuando el panorama se pone interesante ya que yo sí puedo hablar con propiedad de números al haber realizado y producido cientos de eventos de rock local en todo el país y poder proclamar que en todos mis años de experiencia no he logrado ganar ni un solo sueldo decente por estas actividades y que me ha tocado financiar Subterránica y mi banda a punta de trabajos alternativos, en mi caso, calificar exámenes de Estado para el Icfes y hacer trabajos freelance de música, pedagogía, etc.

Me encontré entonces de frente mientras hacía presupuestos para los premios Subterránica, que son una actividad gratuita, con una infografía muy interesante sobre cuanto tienen que vender los músicos hoy en día para ganarse un sueldo mínimo en Los Estados Unidos que en la actualidad asciende a unos 1.200 dólares y las cifras son tan lejanas a nuestra realidad colombiana que pensé que escribir este artículo sería un acto de valentía, para que los músicos se den cuenta cuán lejos estamos de “vivir del rock” ya que otros géneros como el reguetón si están transitando tranquilamente por estos caminos, por ejemplo la nueva cancón de Luis Fonsi, un artista de Pop consagrado que dio el paso a la música urbana, “Despacito”, ha roto todos los récords y es la segunda canción en llegar más rápido a los mil millones de visitas en You Tube. Pero para un género como el rock que el mismo estado colombiano vende como “gratuito” y que está tan desconfigurado en el país que nadie sabe a ciencia cierta que es rock, que es fusión, que es folclor y que es lo popular, el panorama no es alentador. 

Cómo gana dinero los músicos en You Tube http://industriamusical.es/como-ganan-dinero-los-musicos-en-youtube/ 

La siguiente es la infografía la que reproduzco con fines periodísticos y cuyas fuentes se encuentran al final de la misma: 

How Much Do Music Artists Really Earn Online?

¿Cómo esperar que una canción de una banda local tenga cuatro millones de reproducciones en un país donde no se escucha rock y ganar “disco de diamante” se logra vendiendo únicamente 200.000 copias y aun así casi nadie lo ha hecho? 

Entonces esto de practicar la música se convierte en una “guerra del centavo” en donde agentes y músicos se pelean constantemente por quien se lleva la tajada más grande de dinero y eso está mal. Así que en lugar de preocuparnos por la “economía naranja” deberíamos preocuparnos primero por crear un caldo de cultivo adecuado para esta economía y dejar de lado pensamientos como que el artista que se dedica al arte por amor a lo que hace (como debe ser) es un fracasado o un “bicho raro”. 

Ahora, si lo que usted quiere es triunfar en la industria musical y generar millones, primero, como en cualquier negocio del planeta, usted debe invertir crear un producto que venda, que se mueva en los mercados, eso no tiene otra alternativa, usted no puede pretender ganar millones por ser bello y tocar bonito si cuando toca en Rock al Parque van a verlo cien mil personas pero si toca en un bar cobrando una boleta van a verlo no más de diez, situación que es común dentro de “las vacas sagradas” del distrito, o no puede pretender que se le pague siempre con los dineros de terceros patrocinadores, la industria musical en el mundo y más la industria del rock es una industria despiadada en la que triunfar económicamente hoy en día es bastante difícil y exige un grado de compromiso que va mucho más allá de ensayar una vez a la semana, trabajar ocho horas en otra cosa y realizar campañas por redes sociales exigiendo respeto y paga.

¿Cuánto cuesta ser músico en Colombia? http://inshaka.com/blog/cu%C3%A1nto-cuesta-ser-un-m%C3%BAsico-en-colombia

Por lo tanto, hay que valorar los esfuerzos de todas las personas que están trabajando de alguna manera para que esta tal “economía naranja” se haga realidad y calmar la ansiedad de los millones, recuperar el estado creativo en las artes y comenzar a reflexionar ¿Qué quiero hacer? Crear y tocar o vender y ser millonario, y entonces aterrizar la mente y la lógica en el suelo duro y ubicarse en la realidad en la que vivimos para poder descansar el alma y no sentirse tan “fracasados”.