Lo último

REQUIEM POR ROCK AL PARQUE, UN PACIENTE QUE AGONIZA

!Ni el público bogotano merece a Rock al Parque ni Rock al Parque es lo que podría ser!

Banda en tarima
Banda en tarima

Banda en tarima
Banda en tarima

Así hicieran una marcha todos los que aun defienden a Idartes y su política cultural, Así continúen todos los insultos que aguantamos a diario quienes trabajamos y estudiamos el rock por parte de los que no entienden aun los géneros musicales, así todos los amigos del distrito publiquén que el festival ha sido un éxito total, nada de eso cambiará la realidad. Rock al Parque agoniza, ya no es lo que era antes.

Hoy en día, Rock al Parque es un festival de 6 a 8 PM a donde asisten las personas que gustan del rock internacional y aprovechan la gratuidad para ir a conciertos que el distrito les coloca en tarimas patrocinadas por marcas que le quitaron el apoyo a los locales para financiar al estado creyendo que ahí encontrarían la escena. Las tarimas están vacías antes de las seis de la tarde sin excepción y eso es un pecado con las bandas locales que llevan meses en el proceso o han sido invitadas de otras ciudades y pagan ingenieros de sonido, invierten en ropa, en ensayos y en todo su espectáculo para que Bogotá, su público, les responda de manera tan miserable.


5:30 PM El público no asiste a ver a los locales Banda en tarima
Pero la culpa no es del público, pecado de Rock al Parque es el ego de las personas que trabajan ahí, en un país polarizado, han convencido a las personas sin estudio o conocimiento musical, tanto a músicos como al público, que el rock puede ser reemplazado por otras músicas y a esta aberración de la verdad le han llamado “inclusión, siguen clamando irresponsablemente a diestra y siniestra que un festival de rock no debe ser de rock, pero la verdad es que el festival demostró con muy baja asistencia este año (Que seguramente inflarán en los comunicados oficiales) que ya no hay forma de tapar la realidad, los rockeros han protestado con una de las asistencias más bajas de toda la historia y con una fuerte polémica en redes sociales porque es el único lugar donde pueden ser escuchados ya que Idartes se tapa los oídos ante la ola de críticas y de pedidos que se le hacen, ellos sencillamente no van a los debates y tildan de “pataleta” y de “frustrados” a todo aquel que se atreva a cuestionar su dictadura musical.

Por más tiros de cámara cerrados que hagan en Canal Capital para tratar de hacer ver gente, por más fotos centralizadas que los dos periodistas amigos de Idartes publiquen diciendo que el festival es un éxito, por más burlas en los portales de noticias falsas, por más columnas que publiquen sus medios aliados o por más desacreditación personal que hagan hacia los que luchamos por el rock local, ya no tienen forma de ocultar que han destruido un festival que era el orgullo de Bogotá, que era la plataforma de los artistas locales.


5 de la tarde, escenario plaza Banda tocando
No puedo desconocer la totalidad del esfuerzo, Rock al Parque tiene cosas buenas, pero esas poquísimas cosas buenas no son suficientes para excusar toda la inoperancia, la poca transparencia, la falta de conocimiento musical y de la escena, y la baja asistencia a un festival que a todos se les olvida (y lo coloco con mayúscula) ES POLÍTICA CULTURAL DEL DISTRITO, no estamos hablando acá de cualquier cosa, de cualquier evento sino de un patrimonio cultural financiado por el erario público.

La convocatoria es mínima y el desconocimiento es total. Yo levanto la mirada al cielo y elevo una oración por un grande que murió, que fue asesinado a manos de una circulo de personajes que creyó que estaba haciendo algún bien al quitarle la identidad al rock y convertirlo en cumbia, en carranga, en sonidos electrónicos abstractos. Rezo porque no comiencen a hacer lo mismo con otros géneros como La Salsa, El Jazz y tantos sonidos hermosos que nos brinda un espectro musical inconcebible cuya belleza radica precisamente en la diferenciación de los géneros. Deporte es uno, pero no se puede nadar con Guayos, Música es una, pero al igual que el deporte, tiene muchas disciplinas.


El mismo escenario pero con Robi Draco
Les recuerdo a mis compatriotas, que cuando trataron de hacer esto con el vallenato, los mismos músicos alzaron sus gritos al cielo y lograron incluso que este género fuera considerado intocable por la Unesco como patrimonio inmaterial de la humanidad en una categoría oral. Me pregunto si es que los rockeros en lugar de luchar prefirieron perder su dignidad al arrastrase al estado por tres pesos. 

Esta vez los amigos ya no sirven. Una plegaria para un guerrero que cayó bajo las manos de los corruptos y los egocéntricos, una plegaria por Rock al Parque. Q.D.E.P

El descontento es de un sector grande.