Lo último

Post Top Ad

Your Ad Spot

miércoles, 2 de enero de 2019

LA FALACIA DEL BORREGO Y LA EDAD, DE COMO HAN BORRADO LA EXPERIENCIA EN LOS PAÍSES OCCIDENTALES.


Los borregos son seres condicionados, no se puede decir que el borrego es un homúnculo porque a diferencia de estos el borrego tiene conciencia, pero está atrofiada. Andan por el mundo balando y creyendo absolutamente todo lo que les dicen, reproduciendo noticias falsas, consumiendo productos innecesarios y creando castillos en lodo. El borrego es necesario para la sociedad actual, es su materia prima, es su alimento.

Se necesitan miles de horas para lograr maestría en cualquier oficio, practica constante, experiencia profunda y vida, mucha vida, pero al borrego le dijeron que esto no era así. ¿Por qué? Muy fácil, por dinero, es más fácil para las compañías a las que solo les interesa producir dinero contratar a jóvenes inexpertos que necesitan el sueldo para comenzar una carrera, y aunque es cierto que los jóvenes tienen habilidades que los más viejos no tienen, esto no se da para todas las vacantes, porque también hay trabajos que requieren experiencia en lugar de juventud. Pero el mundo olvido eso y convirtió a los viejos en objetos, en cargas, y sublimó a los jóvenes por baratos, por ambiciosos. 

Miremos algunos ejemplos, no hablemos de la fuerza laboral, porque obviamente un obrero de 20 años es más productivo que uno de 60, o del deporte, es lógico que un boxeador a sus 30 pega más duro que cuando tenga 50, la vida pasa y el cuerpo cobra su factura, pero miremos las áreas de la mente, la medicina, los pilotos, los navegantes, los músicos, los artistas, los asesores, los militares, los abogados, los artesanos, en estos grupos la experiencia cobra la importancia vital para el desarrollo. Un médico de 23 años que se acaba de graduar está aún en desarrollo, pero las EPS en Colombia prefieren contratarlo para que atienda a 30 pacientes diarios durante 20 minutos para pagarles menos y rendir más, 20 minutos que gastan en escribir las recetas de citas con especialistas que nunca llegarán. La edad es otra de las mentiras que el capitalismo salvaje le metió a la gente en la cabeza, los que dominan nuestro gobierno lo saben muy bien, por eso pareciera que solo para ellos es válido ser viejo, para nadie más, ¿y el borrego? Bien gracias, creyendo que a los 35 ya es obsoleto. 

Escuchar las letras de los compositores de más edad es escuchar experiencias de vida, poemas, letanías, quejas, escuchar a los más jóvenes es escuchar pedírselo a una mujer de 30 maneras diferentes, no todos obviamente, pero la estadística es grande.

Estas son cosas que uno no reflexiona sino hasta que comienza a entrar en años y lo único que te hace sentirte viejo es la estupidez de los anuncios y comentarios sobre la edad, cuando uno va creciendo ve la vejez muy lejana pero a medida que las décadas comienzan a pasar y la sociedad hace presión sobre ti, el cuerpo cobra algunas cosas, uno se puede dar cuenta de cómo esta falacia domina al mundo accidental, de cómo los más viejos, han convencido a los más jóvenes de venderse para ellos por muy poco y por promesas, lamentablemente cuando uno es joven no se da cuenta.   

La Revista semana publicó en 218 un artículo sobre la vejez en Colombia y es preocupante, somos un país que paso en 1969 a tener 1.500 menores de 15 años por cada 100 mayores de 65 a tener menos de 250 menores de 15 años por cada 100 adultos mayores de 65 años, así que no estamos muy lejos de estar en categorías de países como Canadá que tiene que importar personas más jóvenes para fortalecer su sociedad, ahora, Canadá es un país rico, nosotros somos una miseria, quien querría venir acá o regresar si no tenemos nada para ofrecer, recuerdan cuando el gobierno le mintió a los PHD colombianos en el exterior prometiéndole casa, sueldo y trabajo si regresaban y la mayoría de los que lo hizo perdió no solo los bienes que tenían sino sus vidas en otros países por creerle a Colombia, Colombia no es honesto en ningún sentido, es la realidad, dura, pero es la realidad.

Ser viejo es un estado del alma cuando el cuerpo está bien, la vejez no es una enfermedad ni mucho menos una condición, si las capacidades mentales están intactas tenemos que valorar la experiencia de quienes ya saben y pueden cambiar el mundo, a esos viejos queremos ver, no a los cacrecos que no saben ni sumar pero viven robando la patria con condicionamientos absurdos como eso de que “ya estás muy viejo para eso”, “Se necesita programador menor de 35 años, bilingüe, con conocimientos en diseño y Maestría, Salario: Mínimo más prestaciones de ley” eso no solo es una estupidez… es un insulto.

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas