Lo último

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 28 de febrero de 2019

LA SOCIEDAD ESTÁ CAMBIANDO PARA MAL CON LOS NUEVOS ESQUEMAS DE PENSAMIENTO

Resultado de imagen para los imbeciles

En menos de 30 días en Colombia ocurrieron algunas historias tan terroríficas que ni siquiera el libretista más retorcido podría inventarlas para una serie de terror. Un muchacho asesinó a su padrastro cortándole la cabeza con un machete y botando el cuerpo y la cabeza por el balcón en un conjunto residencial de Bogotá, Una madre fue asesinada a tiros por sicarios dentro de un bus en Bucaramanga mientras amamantaba a su hijo, Una explosión dentro de la escuela de policía de un carro bomba en Bogotá dejo varios estudiantes muertos y el video con pedazos de cuerpos circuló por todas las redes sociales, una madre se suicidó lanzándose de un puente llevándose con ella a su hijo de 10 años porque al parecer estaba amenazada por un prestamista “gota a gota”, una represa secó el Rio Cauca matando a su fauna y afectando a miles de personas, a un ciudadano le cobraron 800 mil pesos por comerse una empanada en la calle y debo dejar de escribir porque podría llenar muchas páginas con noticias así. ¿Y que hace Colombia respecto a todo lo que sucede? Absolutamente nada, acá no pasa nada y este es un país en donde cualquiera puede hacer lo que quiera con los demás y no pasa nada. 

Hace unos años escribí una reflexión llamada “Un país de hijueputas”, buscando el despertar del letargo en el que estamos, pero hoy el país está peor, estamos sumergidos hasta el cuello en la escoria de una sociedad indolente, ciega, ignorante, que se burla de todo y que lo único que le interesa es dar su punto de vista basado en la opinión del que todo lo sabe, el país con la peor educación del planeta tierra cree estar lleno de genios, pero en realidad distamos mucho de serlo. Por eso apelo a este artículo para su reflexión, no sin estar consciente que yo mismo puedo ser un imbécil escribiéndolo sobre todo por llegar a la conclusión de que ese precisamente es el problema de Colombia, de su gente, la mayoría somos imbéciles. ¿Y cuáles son los síntomas para reconocer que uno es un imbécil? Fácil, un imbécil vive fuera de la realidad, no le interesa, lo único que le importa es él mismo, se ríe de todos los memes y todo lo toma en chiste menos lo que le sucede a él, se pega a cualquier corriente ideológica sobre todo las terminadas en “ismo” para parecer intelectual y tener algo que discutir, sus discusiones basan sus argumentos en las “falacias lógicas” y siempre tiene la razón no importa que digan los demás, que hagan los demás, eso entre muchas cosas. Generalmente un imbécil no ha estudiado a profundidad los temas, cree que la vida le otorgó la capacidad de la sabiduría y nunca va más allá del titular sin indagar si la notifica es cierta o no, es, en resumen, una oveja que va con la corriente y cambia de dirección de acuerdo al viento. Y esto señores, es el arma más poderosa de las doctrinas, estos son el alimento de la ignorancia y son la causa principal de que estemos sumidos en un hoyo tan profundo que han disfrazado de paraíso que salir de ahí va a estar muy, pero muy difícil.

Resultado de imagen para los imbeciles

¿Qué es un imbécil?  Vivimos en el país que se mueve a base de memes, de chismes, de noticias falsas porque la incapacidad para pensar y analizar es evidente, parecemos orangutanes que solo cagamos, comemos y dormimos y nuestra meta en la vida es coger, beber y ganar dinero, un dinero que no existe porque en realidad vivimos como perros, pagamos precios más caros que Finlandia pero ganamos menos que en Somalia, como sociedad dejamos mucho que desear, estamos mucho peor que Venezuela a quienes tanto criticamos, estamos peor que la gran mayoría de países en el mundo porque nos creímos el cuento de “los más felices”, pareciera que vivimos en la época de la inquisición, en el oscurantismo, pero lo publicamos felices en redes sociales, lo único que nos diferencia de un salvaje es el tenedor con el que comemos el almuerzo elaborado con comida del D1 o de Justo y Bueno porque no alcanza para más, para nada decente, porque un jamón es Colombia o un desodorante son un lujo, acá se venden las cosas por cucharadas por la miseria en la que estamos sumergidos.  
  
Propio es de todo hombre imbécil hacerse el astuto.
Georges Courteline (1858-1929) Dramaturgo y novelista

Busquemos la definición de un imbécil según algunos personajes y definiciones, en el artículo “Diferencia entre estúpido, idiota e imbécil” se nos explican las características de cada uno:

No debemos confundir al estúpido con el idiota o con el imbécil… Es mucho más peligroso un IMBÉCIL que un IDIOTA y, por último, que un ESTÚPIDO.

ESTÚPIDO. Del Latín Stupidus, significa sorprendido o asombrado, de ahí estupefacto. Los romanos empezaron a aplicarla de modo despectivo a aquellos que eran un tanto timoratos o que se asombraban por todo. Resumiendo, un estúpido es un alelado o un pasmado. Es decir, se llama estúpido a toda persona que realiza una estupidez fruto de ese pasmo. Por estupidez nos referimos a un acto que no necesariamente provoca un mal a alguien pero que ocurre por una carencia de sentido común en el individuo que lo realiza.

IDIOTA. Idiota proviene del griego Idiotes, palabra con la que se designaba a las personas inexpertas o profanas en algún tema o profesión. A lo largo de los siglos el significado fue variando hasta que en el siglo XII entró en nuestro idioma proveniente del francés Idiot que significa persona ignorante. Es decir, un idiota es un ignorante.

El sujeto es consciente del acto que está llevando a cabo. Sin embargo, lo realiza de todas formas, porque su sentido común no le da para hacer un acto más inteligente. No da para más.

IMBÉCIL.  Proviene del Latín Imbecillis y significa persona débil o enjuta. Aunque en un principio hacía referencia a una dolencia física, con el devenir del tiempo cambió para definir un mal mental y así imbécil era “débil mental”. El imbécil también es plenamente consciente del acto que está realizando. Sin embargo, y ahí estriba la peligrosidad del imbécil, lo ha planeado y ha desarrollado estrategias para ascender socialmente a base de imbecilidades. El acto de imbecilidad, a diferencia del de idiotez o estupidez, está orientado a la aceptación de los que considera sus pares. Es decir, va dirigido hacia un grupo específico.

Según Fernando Savater hay varios tipos de imbéciles:

-El imbécil que no cree en nada y que todo le da igual.
-Aquél que cree que lo quiere todo y luego paradójicamente no hace nada.
-El que no sabe ni quiere saber, simplemente sigue a la masa como si fuera una oveja más del rebaño.
-El que sabe lo que quiere, pero no se molesta en conseguirlo ya que no le apetece esforzarse.
-El imbécil que tiene mucho ímpetu, pero no es capaz de diferenciar lo bueno de lo malo.

https://davidblopezlluch.edu.umh.es/2015/12/17/717/

Resultado de imagen para los imbeciles


El caso de la cesura en Colombia al concierto de la banda de Black Metal Marduk por la pataleta de un cristiano, el caso de un festival de Rock llamado Rock al Parque presentando bandas de carranga y folclor, el caso de que una entidad mafiosa llamada Sayco sea protegida por el estado y muchos otros, demuestran imbécil que puede llegar a ser el arte en Colombia. En la política, los imbéciles viven polarizados por las teorías conspirativas de sus mesías, personas que no quieren un líder, quieren un patrón que los mantenga y les dé todo, la necesidad vuelve a las personas imbéciles porque no se puede pensar en otra cosa que en ganar unos pesos para poder comer y pagar la cantidad de deudas impuestas por los que supuestamente nos “hacen avanzar”.  

Existe mucha gente que lucha contra todo esto, pero la gente ve mal al que se queja sencillamente porque en Colombia lo absurdo, lo salvaje, lo violento y lo terrorífico es normal, por eso hasta que la muerte no toca en la propia puerta nadie la siente.  

Lo “políticamente correcto”, ese movimiento de una generación conformada por "copitos de nieve" está acabando con el planeta y en lugar de ayudar, están destruyendo la sociedad cada día más, son luchas válidas, pero muy mal llevadas. Las personas hoy se burlan de todo lo que para ellos no está bien, todos tienen la verdad y las mentes adoctrinadas jamás estarán dispuestas a cambiar una visión errada así las pruebas le demuestren que están equivocados.  

Uno de los principales síntomas de un imbécil es el uso reiterativo de las falacias lógicas, que son contra-argumentos basados en insultos o en otras artimañas que el imbécil utiliza cuando se ve acorralado en un debate o discusión, un ejemplo claro del uso de las falacias lógicas fue el caso de Guitarrita en el cual unos contratistas de Idartes llamados Actualidad Panamericana arremetieron contra mi usando la falacia lógica "Ad Hominen" para desacreditarme y desacreditar mi trabajo, estos imbéciles nunca aparecieron en las tres citaciones que les hizo la fiscalía y ahora enfrentan un proceso penal. Por imbéciles!!!

Sin embargo y para ser justo todo el mundo tiene derecho a ser imbécil si eso es lo que quiere ser, no podemos pedirle a 7 billones de humanos que sean útiles a la sociedad y que construyan, como dice Carlo Maria Cipolla en su “Teoría para la estupidez”: 

Creo en la libertad individual como un principio inmutable. Creo que un individuo tiene todo el derecho del mundo a elegir ser, voluntariamente, idiota. Es posible que no sean la mejor compañía ni el interlocutor más válido pero nadie, bajo ningún concepto, puede negarles el derecho a ser idiotas. Decidir ser idiota, con absoluto convencimiento, es uno de los actos más osados a los que puede enfrentarse un ser humano en la construcción de su personalidad. No quiero ni imaginarme lo duro que debe ser fingir que te interesa razonar, debatir con argumentos, reflexionar y discernir, cuando en el fondo de tu ser escondes a un idiota deseando gritar su estupidez a los cuatro vientos. No a los armarios de los imbéciles https://www.levante-emv.com/opinion/2017/09/03/teoria-estupidez/1610958.html 


Resultado de imagen para los imbeciles

Pero eso sí, el imbécil debe ser muy consciente de que es imbécil y que su opinión carece de validez dentro del sistema analítico del conocimiento humano, una opinión al fin y al cabo es solo eso, una opinión y no tiene m´s validez que una vociferación publica apoyada por el escandalo de las redes sociales que asi como han contribuido a construir una sociedad de la información, han sido el pilar fundamental de las mentiras, de las noticias falsas y de la adoctrinamiento de los borregos.

Todo imbécil execrable, que no tiene en el mundo nada de que pueda enorgullecerse, se refugia en este último recurso, de vanagloriarse de la nación a que pertenece por casualidad.
Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán.

Cual es entonces la solución a esta enfermedad moderna que es tan contagiosa? Podemos comenzar con realizar una reflexión personal, ¿Quien soy yo y que quiero hacer? Que le estoy dando a la sociedad? Después de tener estas respuestas debemos entender que una opinión no es un argumento válido para nada, solamente es la verborrea de nuestra forma de pensar y comenzar a estructurar argumentos no opiniones, también dejar de creer todo lo que se lee o lo que se dice y comenzar a estudiar, sea lo que sea que le gusta y dejar de opinar en lo que no entiendo solo por ser parte del hilo de comentarios, aprender cuales son las falacias lógicas y no usarlas jamás, comenzar a ver los problemas del mundo y de la sociedad como algo serio y tratar de hacer algo por resolver al menos uno de los problemas, no importa si se logra o no, importa el camino hacia eso. Hay muchas formas de dejar de ser imbécil, todos lo somos en alguna medida pero lo importante es reconocerlo y tratar de cambiar, al fin y al cabo como dicen “el que sabe hace, el que no sabe enseña”, deje de enseñar y comience a aprender y a hacer, tal vez su ejemplo le sirva a otros para emprender este camino.

La disciplina consiste en que un imbécil se haga obedecer por los que son más inteligentes.
Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.

El que no sabe es un imbécil. El que sabe y calla es un criminal.
Bertolt Brecht (1898-1956) Dramaturgo y poeta alemán.

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas