Lo último

Post Top Ad

banner-pre

viernes, 1 de febrero de 2019

“ME TOCÓ UNA TETA” ASÍ ATRACAN EN TRANSMILENIO A NOMBRE DE LA DEFENSA DE GÉNERO

Resultado de imagen para transmilenio lleno



Un par de días atrás recibí otro insulto de uno de esos colombianos que no me conocen pero que yo si conozco, los conozco por que son esos que se creen el cuento del país más feliz del mundo y piensan que El Rodadero es el centro del universo, de esos que llevan el patriotismo hasta tal extremo y que se ciegan ante la cruel realidad que se está viviendo en estos días en nuestra sociedad. Yo reaccioné violentamente, porque no creo que una persona que viva en otra realidad merezca la pena un debate, ellos, los violentos, solo entienden con violencia. Duele, porque cada día es más común encontrarse este tipo de personajes que ondean banderas de distorsión de la realidad y que se creen todas las doctrinas de turno, como la que está tan de moda hoy en el mundo respecto al género.

El feminismo, enemigo de la mujer en el trabajo
https://serhombrenoesdelito.org/2018/10/feminismo-enemigo-de-la-mujer-en-el-trabajo/

Es indudable que la mujer ha sido destruida durante el transcurso de la historia y que son un blanco fácil del machismo inherente de este mundo, eso que ellas llaman “patriarcado” con justa razón. Pero como todo pensamiento o ideología extremista, las personas que carecen de preparación y que no estudian a profundidad un tema tienden a distorsionarlo. La salida para estos abusos no es matar a los hombres o satanizarlos por el solo hecho de haber nacido sino una educación sistemática y fuerte que obligue a la reflexión.

La otra cara del #MeToo: miedo a contratar y relacionarse con mujeres en el trabajo
https://www.libremercado.com/2018-02-06/la-otra-cara-del-metoo-miedo-a-contratar-y-relacionarse-con-mujeres-en-el-trabajo-1276613314/

Pero esto es Colombia y acá todo lo usan para corromperlo, para llevarlo a los extremos más salvajes en una sociedad repleta de ladrones y delincuentes y como ejemplo contaré un caso del cual fui testigo y que hace perder la credibilidad en estas luchas que puede que tengan un fondo noble y humanitario pero que en nuestros países se convierten en instrumentos de odio y destrucción.


Guía para hombres desorientados en la era del ‘nuevo’ feminismo
https://www.eltiempo.com/cultura/gente/hombres-cambian-tecnicas-de-cortejo-por-temor-al-feminismo-205270

En uno de los buses de Transmilenio un señor de edad quería bajarse, hacer esto en un bus a la hora pico es una travesía épica, la gente como ganado en camión se aglutina al frente de las puertas y bajarse es una guerra. Este señor comenzó a gritar “permiso, permiso!!!” y en ese momento una mujer de unos 25 años aprovechó el momento para decir que el viejo le estaba agarrando una teta, así literal “este viejo hijueputa me agarró una teta”, el hombre pálido explicaba a sus verdugos y jueces que lo querían linchar, que él quería bajarse del bus, todos los pasajeros comenzaron a increparlo y a insultarlo sin darse cuenta que mientras lo hacían, los amables compañeros y compañeras de la supuesta victima les sacaban los celulares, las billeteras y todo lo que pudieran mientras los “superhéroes” increpaban al abusador.


Acoso sexual en el trabajo: Los hombres incómodos en presencia de mujeres
https://gestion.pe/economia/management-empleo/acoso-sexual-hombres-incomodos-presencia-mujeres-222537

Al final el viejo logró bajarse del bus en medio de una ola de insultos y amenazas, los cuales siguieron durante un rato, los pasajeros seguían hablando y mirando con condescendencia a la mujer que había sido abusada, a la que le habían tocado una teta, así pasaron varios minutos hasta que una chica grito “hijueputa me robaron el celular” y así comenzaron varios a darse cuenta que no tenían ya sus pertenencias. Al cabo de una parada la víctima se bajó del Transmilenio mientras todos la miraban con lastima, ella se subiría a otro bus a que le tocaran otra teta, buen día para el negocio del robo en Bogotá.

Wall Street y la era #MeToo, evitar a las mujeres a toda costa: No más cenas con compañeras de trabajo. No se siente junto a ellas en los vuelos. Reserve habitaciones de hotel en diferentes pisos. Evite las reuniones individuales, recomienda implícitamente Wall Street.
https://es.wikitribune.com/article/4305/

Esta es una buena historia para recordar aquel cuento de “El pastorcito mentiroso” porque se hace difícil distinguir entre lo real y lo que está planeado, y es complicado, porque lo que está sucediendo en muchos países es que los hombres están evitando trabajar junto a mujeres o incluso relacionarse con ellas para no tener problemas. La corte constitucional de Colombia debe tomar cartas en el asunto y realizar una serie de leyes que indiquen hasta donde es un abuso ciertos comportamientos de hombres y mujeres y se defina de una vez que es lo que no ofende a esta generación con la cual es difícil interactuar. 

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas