Lo último

EL CARISMA MÍSTICO DE JOAQUÍN SABINA

¿Saben algo? conocí a Joaquín Sabina a través de las borracheras de mi esposa, cada madrugada ella, despues de que yo soltaba el computador y estábamos de fiesta, ella dejaba sonar al tope de volumen canciones de él.

Lo que me parecía interesante era el fervor que este artista causaba en ella, yo veía reflejado en su gusto, el mismo gusto que yo tengo por el rock and roll, pero para mi era inevitable no comparar su música con la de gente como Arjona o Silvio, música que esta muy fuera de mi gusto.

Obviamente, cinco meses atrás, cuando descubrimos que Sabina se presentaría en Bogotá, mi esposa comenzó a dar alaridos y bajo amenaza de separación, me hizo prometer que iríamos al concierto. Obviamente yo acepte.

Pasaron los días y el concierto se acercaba y ella día a día repetía sus canciones, yo por mi parte como buen periodista hacia contactos para ir a la rueda de prensa, etc, etc.

Llegado el día me toco madrugar, la rueda de prensa era a las 11 AM y ustedes saben que para un músico, una levantada a las 9 AM es una tortura, para nosotros los músicos el lapso del día entre las 5 AM y las 12 PM no existe, pero todo fuera por el rock and roll, mi pagina y mi esposa, que aunque estábamos peleando, yo no la iba a defraudar.

Ese dia tenia dos problemas, el primero, una resaca terrible producto de una noche de fisesta celebrando la primera emision de Subterranica por canal 13, y el segundo y mas importante, no tenia un solo peso en el bolsillo.

Llegue tarde, de mal genio y sin muchas ganas a la rueda de prensa y me lleve una sorpresa al ver que esta, estaba llena de periodistas, mas de lo acostumbrado, al entrar vi sentado en una mesa a dos caballeros de acento español, uno era Sabina, vestía de negro y gafas de sol y lo primero que me impacto de él fue su voz, ronca y traginada, a leguas se notaba que la vida le había pasado por encima muchas veces y pensé "Este loco debe tener muchas historias encima".

Escuché atentamente las preguntas de la audiencia y poco a poco me di cuenta que este personaje despertaba pasiones increíbles en las personas y que tenia una facilidad de palabra increíble. Ahí, en ese momento, la curiosidad empezó a morderme por dentro y ese personaje comenzó a cautivarme.

Fotos mas y fotos menos salí de la conferencia pensando en que no tenia ni un céntimo para llevar a mi esposa a su anhelado concierto, así que hice de tripas corazón y fui y empeñe una de mis mejores guitarras bajo la auto-promesa de sacarla de la peña en pocos días y casi con una lagrima escapando fui con ella al concierto.

Y es acá donde viene lo extraño, por que a pesar de mi pensamiento radical en contra de esa música, me deje absorber por los acordes suaves de la banda y al escuchar cantar al hombre y ver su puesta en escena, mi mente poco a poco fue cambiando de opinión, y pensé, que mas que un cantante, lo que había allá en el escenario era un colectivo increíble de talento, sobretodo de talento para las palabras.

Sabina es un hombre interesante, se nota que lee, que le toca las fibras la actualidad, aunque también se nota que le vale huevo, es un bohemio, de los duros y su música aunque muy tranquila para mi gusto es bella y sus letras son elaboradas y recitadas con propiedad, con el sabor que solo dejan las experiencias fuertes en un hombre.

Gracias a Sabina conocí mas a mi esposa y gracias a mi esposa conocí mas a Sabina, ahora es tiempo de poner mas atención a lo que uno no le gusta de primera mano, por que a veces por ser tan radical, se pierden buenas cosas.

16 de Noviembre de 2006