Lo último

EL NOMBRE NO ES LO DE MENOS, EL NOMBRE ES LA IDENTIDAD

¿Qué pensarían ustedes si el día de hoy decido cambiarle el nombre a mi banda y colocarle Guns and Roses?, de seguro recibiría una infinidad de mensajes y correos (la mayoría insultándome) reprobando el acto, diciéndome que he cometido un plagio, que he robado el nombre, que soy un pendejo sin ninguna creatividad. Ok, y si tal vez ¿Le cambiara el nombre a mi banda y le colocara Guns and Roses y además de eso me dedicara a interpretar Reguetón?... bueno, pues de repente me tocaría irme del país para que los rockeros más puristas no me disparen o sabría muy bien que sería desde ese momento un paria social.

Pero analicemos porque… Obviamente Guns and Roses es el nombre de una de las bandas más emblemáticas en la historia mundial del Rock and Roll, su disco debut Appetite for Destruction es una joya de la historia norteamericana, la banda es una leyenda hasta el punto que Axl Rose acaba de cumplir 51 años y la gente sigue encabronada porque no se ve de 21. Sus integrantes recibieron el ingreso al salón de la fama sin él y se fajaron un toque increíble, mejor dicho estaría cometiendo un sacrilegio en nombre del Rock and Roll, el nombre de Guns and Roses es intocable porque el nombre es importante, por eso, aunque sus integrantes se reúnan en otras bandas no usan ese nombre sino usan Velvet Revolver, Slash Snake Pit, entre otros, el nombre es sagrado, Guns es Guns y punto.

¿A qué voy con esto? Vi un cartel que anuncia con bombos y platillos el tercer “concierto de conciertos Bogotá en Armonía”. Apenas vi el titulo me emocioné… a mi mente regresaron inmediatamente aquellos recuerdos de los dos conciertos anteriores en la década de los 80 cuando el Rock en Español estaba apenas arrancando y el primer Bogotá en Armonía fue el primer concierto que se organizó en estas tierras, duro hasta las 7 de la mañana del otro día y enloqueció a todos los papás de Bogotá porque pensaban que nos habíamos matado. El segundo lo presentaron Los Victorinos y en ambos se presentaron las mejores bandas de Rock en Español y uno que otro colado como Franco de Vita y The Real Milli Vanilli en el segundo. Incluso ese, después de Soda Estéreo lo cerró REO Spedwagon. Increíble, historia patria del rock.

Por eso cuando leí el tercer cartel de Bogotá en Armonía, Concierto de Conciertos (me tocó leerlo dos veces) y vi nombres como Pitbull, Fonseca, Carlos Vives, Andres Cepeda, Don Omar, Marc Anthony, Juan Luis Guerra, entre otros. Yo no concebía en mi mente que estaba pasando. Porque está bien que quieran conservar la memoria histórica de un evento que marcó a una generación entera durante dos ediciones, pero que usen el mismo nombre para distorsionar la esencia de la idea es lo que no concibo, en eso no estoy de acuerdo.

Miren, hablemos claro y como debe ser, porque acá en Colombia no les gusta hablar claro. Ese es un evento que tal vez está acorde a nuestro tiempo, 2013 es un año en que la música tropicaloide, tropi-pop, rock de mi pueblo, Reguetón, etc está de moda y es lo que da dinero, eso está bien, y genial que hayan logrado reunir un cartel de estos para darle gusto a esa cantidad de pueblo que disfruta de ese tipo de música, todos tienen derecho a sus espacios, a sus momentos, de hecho será el evento del año en el universo donde se “azota baldosa” y se baila apretando las nalgas de la “hembra” en el “peguato” de uno. Chévere, muy bueno. Pero ¿Por qué tomar el nombre de algo que marcó una generación y que para algunos es importante y degradarlo solo por un impulso comercial que no responde a nada más que a las ganas del negocio, de la plata, del miserable mercadeo?, ¿es que no podían inventar otro nombre?, ¿No le alcanza la creatividad a un grupo de gente que logra reunir y contratar semejante cartel para crear un nuevo nombre que le de identidad a este tipo de música?, ¿Tenían que robarse “Bogotá en Armonía, Concierto de conciertos? Que tristeza. Y sé que tal vez me van a criticar por esto, pero es que así es el colombiano, amañando, torcido, siempre mirando cómo aprovecharse de lo que los demás han hecho para poder también agarrar un pedazo, falto de creatividad, copión, avivato, morrongo.

Lo mismo con Rock al Parque, el nombre es lo que cuenta, con ese nombre iniciaron muchas bandas de rock, muchos movimientos, mucha historia, hoy en día Rock al Parque es una feria de marcas y favores. Cambien el nombre, porque el nombre es importante.

Tal vez muchachos, quienes lean esto dirán ¿tanto pedo por un nombre? Pero es que las palabras son importantes, las palabras son más peligrosas que el cañón, ¿permitiría usted que le cambiaran su nombre?, ¿Le gusta a usted que le coloque apodos despectivos?, entonces porque eso no le parece tonto, ¿Por qué es usted verdad? Porque en este país solo importa cuando lo afecta a uno.

Las palabras lo son todo, el nombre es importante, por favor, respeten la historia, los nombres y sus contextos. Identidad, memoria histórica, patrimonio. Eso es lo que vale.

7 de Febrero del 2013