Lo último

COSAS BUENAS PARA HACER EN BOGOTÁ EN SU CUMPLEAÑOS


Muchas personas que visitan Bogotá desde otros países siempre me escriben para preguntar que pueden hacer en su visita a la ciudad, supongo que a ustedes también. Ahora que la ciudad está de cumpleaños quiero hacer una escrito para aquellos que vienen. Bogotá es una ciudad que llama al atención a muchos turistas y quisiera escribir sobre mi ciudad pero no de una manera pasional como siempre lo hacen en la mayoría de los medios de comunicación sino de una manera realista, siempre alertando sobre el peligro de andar por estas calles y sin esconder que Colombia en general no es una experiencia muy agradable ser turista ya que acá se permite de parte de las autoridades que las personas sean abordadas por desconocidos, hay poco control en las prácticas deshonestas de los operadores de servicios y de las personas que se aprovechan para ganar unos pesos.

Bogotá, mi ciudad, es hermosa pero su gente está atravesando un momento difícil de necesidad lo cual la ha hecho llenarse de ladrones y avivatos, por lo tanto, la consecuencia es una ciudad repleta de personas agresivos, desconfiadas y con poca actitud social, aunque haciendo gala de nuestra sociedad “snob”, con el extranjero casi siempre sus habitantes son amables y abiertos a la ayuda.

Así que acá van algunas de las actividades que podrían hacer de la visita algo muy agradable.

SUBIR A MONSERRATE EN EL FUNICULAR Y BAJAR EN EL TELEFÉRICO


Este junto a la visita a la catedral de sal en Zipaquirá son tal vez las visitas más tradicionales, la verdad Monserrate es un lugar sencillo, arriba en la montaña el atractivo es observar la imponencia de la ciudad que parece no tener un final en el horizonte y para los creyentes visitar la iglesia. Por lo demás solo hay tiendas de recuerdos y de comida que no son económicos. Pero todo el paseo es lo que convierte la subida a Monserrate en algo que vale la pena. La recomendación es subir en el funicular y bajar en el teleférico o viceversa, estos trayectos son geniales, se disfrutan y la sensación de adrenalina para los que no están acostumbrados a experiencias diferentes a la de la rutina diaria es recalcitrante. 

LA RONDA DE MUSEOS


No es que Bogotá sea como Paris o New York en cuestión de museos, pero existen algunos dignos de contar y visitar, sobre todo los que tienen que ver con nuestra cultura o historia. Si usted es amante del arte puede visitar el museo de Botero en donde encontrara uno que otro cuadro de artistas reconocidos mundialmente, pero esto comparado con los museos de otros países no valdría la pena. En cambio, El museo de la policía es muy interesante ya que es atendido por los mismos policías quienes tratan a cualquier precio de dar versiones un poco fantásticas sobre las piezas, es muy divertido. El museo del oro, el museo nacional, las iglesias del centro y la proyección en el planetario complementan un día muy entretenido.

TOMAR AJIACO, PERO CON CREMA DE LECHE


Bogotá tiene una de las mejores sopas del planeta tierra, lo digo con conocimiento de causa, el Ajiaco es espectacular, pero con crema de leche. Si no le adicionan crema de leche estará escuchando solo una parte del disco.

LOS CONCIERTOS DE ROCK DE LA ESCENA UNDERGROUND


A pesar de que escuchan la misma música en la radio y de que los medios de comunicación hablan de los mismos cinco o seis artistas, la escena de rock bogotana es una de las más prolíficas del planeta tierra, cientos de bandas tocan toda la semana, todas las semanas en el circuito de bares de la ciudad. Bbar, The Grange, Ozzy, Canterbury, Jackass, Kamikaze, Smoking Molly, Kaoz (Soacha), Revolution (Los miércoles) son solo algunos de los escenarios en donde encontraran Buenos conciertos a precios de risa, generalmente gratis o entre 2 y 3 dólares. 

LA TEMPORADA DE LLUVIA EN BOGOTÁ


Es raro pero la temporada de lluvias en Bogotá es muy hermosa, sobre todo para caminar por los parques y espacios verdes. Caminar o estar bajo techos en El Parque Nacional, El Parque de los novios o El Simón Bolívar mientras llueve es relajante, subir al mirador de la calera a tomar chocolate, todo es un buen paseo. Aunque la ciudad colapsa con una gota de agua, se puede sacar partido de estos momentos.

PEGARSE UN PASEO POR LA ZONA ROSA Y LA ZONA T


SI le gusta la faceta un poco más cosmopolita de las ciudades, la Zona Rosa, La Zona T y el Parque de la 93 son el sitio de reunión de las personas a las que les gustan los buenos restaurantes, los bares con buenos decorados, exhibir buenos trajes y compartir con las clases altas de la ciudad. Ahí encuentran de todo tipo de tiendas, centros comerciales, bares, restaurantes y a veces eventos gratuitos al aire libre.

IR AL MERCADO DE LAS PULGAS EL DOMINGO Y CAMINAR POR EL CENTRO


El centro de Bogotá es hermoso, caminar el domingo por las calles, visitar la candelaria, La Plaza de Bolívar, ir a los mercados de las pulgas a buscar antigüedades y artesanías, todo es muy bonito y entretenido, una ronda de fotografías es obligatoria. Lo único malo de este plan es la gente que lo aborda para pedirle dinero y para venderle cosas esas personas son absolutamente fastidiosas así que vaya preparado, pero vale la pena.

IR A TEATRO


La oferta de teatro en Bogotá es enorme, hay circuitos alternativos muy económicos y que no tienen miedo de experimentar con corrientes diferentes de la escena. También existen los teatros que han forjado la escena bogotana y los que son más comerciales. Un par de obras en Bogotá siempre serán buena opción.

Hay que tener cuidado con los ladrones (en cantidades alarmantes) que habitan la ciudad, con los atracadores. Es mejor no hablar por celulares caros en la calle, jamás muestre cámaras fotográficas de alta gama en público, no hable con los desconocidos porque lo abordarán hasta el cansancio y tenga cuidado en los bares y discotecas, sobre todo los más grandes en donde colocan reguetón, nunca deje un trago solo, jamás, y si una mujer muy bonita viene a hablarle, tenga cuidado, puede despertar (si es que lo hace) al lado de una quebrada sin ropa y con todas las cuentas en cero. Use mejor el taxi que el Uber (aunque no es un problema) y siempre cargue poco dinero, la ciudad es barata, no necesita andar con mucho. Cosas y servicios cotidianos como transportarse en Transmilenio, ir de urgencias a un hospital, tratar de encontrar indicaciones, trámites legales, servicios públicos o en general cualquiera cosa que tenga que ver con el estado es un martirio, evítelos, la policía rara vez es efectiva o servicial. Pero Bogotá es bella y si se anda con cautela, tendrá una gran experiencia. 

Santa Fé