Lo último

Post Top Ad

Your Ad Spot

sábado, 7 de abril de 2018

RADICALISMOS, ADOCTRINAMIENTOS Y CÓMO INFLUYEN EN NUESTRAS VIDAS.


Me molestan de sobremanera las doctrinas extremistas, considero cualquier lavado de cerebro como una muestra de ignorancia y de incapacidad mental para analizar y para sostener una verdad. Por eso desprecio movimientos llamados “radicales” y en Colombia todo es radical, la izquierda, la derecha, la corrupción, los veganos, los vegetarianos, el fútbol, etc. Pero hay dos movimientos que sencillamente no soporto y me rayan en el odio: El feminismo rabioso y los fanáticos religiosos, para mí, ellos están en la parte más baja de la pirámide de la argumentación y sus argumentos son tan débiles que solo pueden recurrir al insulto, a los gritos y a encerrarse en un micro mundo del cual nunca podrán escapar. Personas así sobran.

En el ambiente académico me ha tocado lidiar con extremistas radicales adoctrinados de todas estas corrientes, sobre todo los artistas mendigos del estado, adoctrinados en que ellos tienen la razón y en su creencia de que todo lo que hacen es correcto y lo que sucede es que el resto del planeta no los entiende. Eso ha causado la casi total destrucción del arte nacional que se encuentra en un estado deplorable y paupérrimo, patético por estar en manos de estas personas. 

Y tengo un problema ideológico con las feministas rabiosas que han desdibujado por completo un movimiento hermoso que busca recuperar la igualdad en el género y reivindicar el papel de la mujer en la historia, una mujer que ha sido mancillada, humillada, violada y destruida por cientos y cientos de años.

Lo que sucede es que para seguir una corriente de pensamiento sofisticada hay que estudiar, usted no le puede pedir a un mendigo que le explique las teorías de cuerdas de la física cuántica sencillamente porque no tiene el conocimiento para hacerlo dentro de su cabeza, no porque sea incapaz de entenderlo, lo mismo pasa con estas mujeres y hombres que se han declarado feministas porque sí, tal vez llevadas por el impulso de un comercial o una moda y hacen parte del movimiento aquel que clama “muerte al patriarcado”, “La muerte a los penes” y otras palabras aún más insultantes que la que tanto odian: “feminazi”.

Lo que en Colombia erróneamente conocen como “Ideología de género” está tan distorsionado que lo han usado incluso con fines políticos, estos movimientos son como la energía atómica, en las manos equivocadas solo pueden causar destrucción y eso es lo que ha sucedido acá.

Yo lo comparo mucho con el movimiento del rock nacional independiente, la escena está tan llena de ignorantes, desagradecidos, vagos, personas sin sentido crítico o musical que lo único que lograron con esa actitud es que todos los medios independientes que los apoyaban cerraran ofendidos con ellos y que ahora solo queden las mismas mafias monopólicas de las cuales no pueden ser parte y por lo tanto no tengan más opción que lanzarse a hacer tributos para poder pagar una carrera de taxi y un almuerzo. El rock nacional lo han matado los mismos músicos y es muy triste ver que el feminismo lo están matando las mismas mujeres y los mismos hombres que creen estar defendiéndolo y luchando por él.

No estoy solo en este pensamiento, un grupo de mujeres en Europa se ha unido para luchar en contra de esta distorsión impulsada en su mayoría por las actrices de Hollywood y los movimientos LGBT del mundo que ven al hombre como una amenaza para la supervivencia. 

A que se resume todo esto, a que instituciones que son opciones para algunos como el matrimonio fracasan, familias, amigos, estados, todo esto fracasa, a la mujer hay que respetarla y darle las mismas oportunidades, eso no tiene discusión, abusar de una mujer es absolutamente reprochable y muchos de los que crecimos en sociedades machistas veíamos como “normal” algunas actitudes que nos colocaban muy debajo de la cadena evolutiva, poco a poco hemos venido aprendiendo y cambiando, pero aun vemos abusos que no deben ser tolerados en contra de las mujeres los cuales deben ser eliminados y cambiados inmediatamente.

Pero de ahí a decir que una esposa o un esposo pueden andar acostándose con todo el mundo y que eso está bien no es algo que se deba pensar a la ligera, de ahí a decir que cuando una mujer le pega a un hombre es normal, pero al contrario es un crimen, es ignorante, es estúpido. Pensar que si una mujer gana más que un hombre es progreso, pero si un hombre gana más es machismo, es estúpido, en resumen, colocar a la mujer como una victima absoluta, débil, sin capacidad intelectual y otras armas psicológicas moldeadas para poder manipular a la sociedad declarando que la mujer debe ser protegida hasta para montarse a un bus, es sencillamente estúpido y no estoy de acuerdo. Yo soy padre de dos hijas y mis hijas no necesitan que les cedan la silla, no necesitan la lastima de nadie y si alguien las golpea ellas tienen toda la capacidad de partirles la cara de regreso.
Como dije un día en la universidad, después de la reja ya nadie discute de manera civilizada, en la calle las mujeres están a manos de depredadores sexuales y personas abusadoras, pero nosotros los hombres también.

Durante mi vida yo he sido victima del abuso de las mujeres y cada vez que lo cuento se ríen porque es chistoso para la sociedad cuando un tipo de 1.80 de 100 kilos se queja de esto, al parecer la consigna en esta sociedad es que el delito siempre lo comete el hombre, jamás ella. 

Pero no es así, a mí me duele que me sean infiel cuando se ha entregado todo y después traten de lavarse las manos, me duele que uno esté detrás de ellas tratando de ayudarlas, de hacer equipos y que las mujeres usen su actual situación para evadir toda responsabilidad, toda violencia que ellas comenten. Y ya se lo que van a pensar las y los radicales y rabiosas al leer este artículo, porque a diferencia de muchas de ellas es un tema que conozco porque lo hemos estudiado, muchas de mis maestras están graduadas en género de países en donde este movimiento a tomado forma, pero recuerden lo que les dije al principio, desprecio a este tipo de radicales y me parecen ignorantes.

Por lo tanto, si la gente no estudia y tanto hombres y mujeres no tomamos en serio este tema, pronto verán como es al revés que el mundo va a caer, pronto veremos la desaparición de las relaciones, la desaparición de los lazos familiares, la aceptación como algo normal de lo que todos quieran por más absurdo que esto parezca y seguiremos teniendo cada vez más y más discusiones sin sentido e inservibles como la del lenguaje. Sencillamente terminaremos como lo predijo la película América 3000 los años ochenta y cuando eso suceda, vendrá la guerra que todos temen tanto, la guerra de los sexos y eso no es un futuro muy amable. Entonces, usemos el cerebro que se nos otorgó para diferenciarnos de los gorilas y ayudemos a forjar una sociedad igualitaria y de respeto para todo el mundo, porque el feminismo no consiste en destruir a los hombres y en solamente exigir, sino en la búsqueda de una sociedad igual para todos, en donde todos aporten, todos reciban, con respeto y amor. 

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas