Lo último

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 5 de noviembre de 2018

LAMENTABLEMENTE TRUMP TIENE LA RAZÓN ¡SOMOS UN HOYO DE MIERDA!

Resultado de imagen para trump

Han pasado casi cuatro años ya desde que escribí un artículo titulado “Un país de hijueputas” el cual tuvo más de 600 mil lecturas y causo una buena cantidad de retroalimentación, asombrosamente la mayoría no discutían el contenido, sino que lo apoyaban. El artículo era una diatriba violenta en contra de la realidad en la que mi país Colombia se había convertido. Han pasado casi cuatro años y hoy estamos mucho peor y sin una luz en el horizonte que nos haga creer que va a cambiar más que el insulso optimismo inherente del colombiano.

http://www.szarruk.com/2016/02/un-pais-de-hijueputas.html

Schopenhauer dijo “El orgullo más barato es el orgullo nacional, que delata en quien lo siente la ausencia de cualidades individuales” lo cual es una frase muy sabia pero que a la vez en Colombia toma un significado tan diferente y tan absurdo, porque acá en este país, la gente es absolutamente individualista, no le interesan los demás, pero al mismo tiempo inflan el pecho de orgullo al decirse colombianos, es decir, al hacerse parte de un grupo al cual en realidad no pertenecen, por eso otra frase del mismo filosofo debería considerarse una norma para nosotros “Todo imbécil execrable, que no tiene en el mundo nada de que pueda enorgullecerse, se refugia en este último recurso, de vanagloriarse de la nación a que pertenece por casualidad”.

Media Latinoamérica se ofendió porque el presidente de los Estados Unidos Donald Trump llamó a países como El Salvador o Haití un “Hoyo de mierda”, un “Shithole”, lo recriminaron sin ni siquiera pensar si lo que decía es cierto, lo tomaron como un insulto, porque el latino está acostumbrado a lo políticamente correcto, a negar la verdad, el latino no piensa, no analiza, actúa por instinto, como un animal salvaje. 

El señor Trump, quien obviamente parece padecer serios trastornos de personalidad lo cual lo hacen ser megalómano, racista y algo que puede ser bueno o malo, depende como se mire, extremadamente sincero, tuvo un acierto al afirmar que las personas de estos países huyen hacia los Estados Unidos sencillamente porque acá no encuentran bienestar ni futuro, y esto es irrefutable, es muy difícil contradecirlo, teniendo en cuenta que en este momento Los Estados Unidos son otro Shithole.

Tomemos a la Colombia actual como ejemplo, un país destruido, un estado colapsado en donde todo es corrupto, absolutamente todo, la salud, el gobierno, la justicia, el transporte, la educación y todas las estructuras más importantes para una sociedad han sido destruidas por la codicia y la falta de educación de las personas que ostentan el poder. Hace cuatro años cuando escribí el articulo el panorama parecía ser agitado, las personas querían un cambio, pero nunca lo lograron, al contrario, sometidos como borregos, votamos no a la paz, votamos si a la corrupción y se comenzaron a hacer normales algunas cosas que en otras latitudes quedarían como cuentos de ficción. Colombia fracasó y lo peor de este fracaso es que casi nadie lo ha notado, casi nadie ha luchado y aun muchos piensan que vivimos en el país más feliz el mundo porque así lo decía la “tele”, somos autómatas esclavizados en horarios de 12 horas, mal pagados para mantenernos en necesidad en donde las personas en su mayoría viven en burbujas o micromundos de donde no quieren salir por miedo a perder lo poco que hay.

Albert Einstein dijo “Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo del saber”, el estudio ha sido banalizado en Colombia, una de las frases que acuñaron los mediocres en este país es “el título es un cartón en la pared”, desconociendo de manera ignorante lo que implica tener ese cartón ahí pegado, los años de esfuerzo, de lectura, de investigación, de disertación, de discusiones con los maestros, un titulo dista mucho de ser un cartón pegado en la pared, es un proceso de aprendizaje en un área de conocimiento específica, pero acá la falta de educación de calidad y los precios exorbitantes de las universidades han obligado a que un mínimo porcentaje del país sea académico, el conocimiento se adquiere en la calle, de la absurdez del boca a boca del colombiano que poco sabe y jura saberlo todo. Los estudiantes marchan por una educación gratuita y de calidad sin saber que somos uno de los países con el coste más alto en educación en relación al salario mínimo y que somos aun uno de los peores calificados en el escalafón mundial de la educación, un semestre universitario cuesta demasiado dinero y la verdad aun estamos lejos de tener una educación que nos permita competir a nivel mundial, el estado no ha logrado superar la corrupción ni siquiera en la educación básica en donde se roban hasta los alimentos de los más niños, han hecho de todo esto un circo de ladrones donde no respetan ni a los más débiles. Más sin embargo, aunque todo el país estudiara no sería suficiente si conservamos la mentalidad de vasallos y borregos, ya lo decía Santiago Ramón y Cajal “Como hay talentos refinados por el estudio, hay tontos entontecidos por desuso”. 

Lo primero que hay que cambiar esa vergüenza que cargamos desde que nacemos en donde nos enseñan a ser ovejas de un estado bellaco y manipulador, en este país no existe la lealtad, el amor, los sueños, la amistad, tan solo el deseo de hacerse millonario a como de lugar, así sea matando, robando, destruyendo a los demás, somos la vergüenza del planeta tierra y creemos ser la alcurnia del universo.  

Colombia es tan puerca, que ha logrado corromper incluso el arte, los ladrones se han apoderado de las instituciones para desangrar a todos y cada uno de los colombianos a nombre de la música, del teatro, de la pintura, es un carnaval nefasto de ladrones pagando favores uno al otro, en el escrito de hace cuatro años mostraba como nuestro ministro de energía era un abogado sin el más mínimo conocimiento de la materia, pues hoy nuestra ministra de cultura es otra abogada que fue nombrada según el presidente “porque le gusta el folclor”, sin olvidar que es afro, eso la hacía más vistosa, más “incluyente” para usar esa terminología barata y pseudointelectual que han acuñado en esta patria. Palabras como “Mamerto”, “Uribestia”, “Nuevas músicas” y otros del argot paupérrimo de esta tierra reflejan únicamente la polarización y la falta de educación de casi 50 millones de seres que respiran en estos lares porque Dios es grande y nada más. 

Este es un país en donde una pataleta de un cristiano extremista logra callar un concierto, en donde vetan a un artista por “no ser moralmente correcto”, pero las iglesias están llenas de pedófilos, de mentirosos, de manipuladores y de personas que roban a las ovejas que las llenan, iglesias cristianas avaluadas en millones de dólares y que claman la salvación de los insalvables, que sus pastores predican nefastas enseñanzas como “a la iglesia se traen dos cosas, el amor a Dios y la chequera”, si Dios existe se avergonzaría de semejantes primates en bata aludiendo a su nombre para robar y saquear a los pobres ignorantes que asisten a ellas. Y eso que la constitución dice que este es un estado laico, donde fuera cristiano instaurarían de nuevo la inquisición, cosa que no está muy lejos de suceder.   

Ahora, quiero que hagan un ejercicio que he venido haciendo desde hace algún tiempo, piensen en lo siguiente… sin contar todo lo que la naturaleza le dio a esta tierra y que existe en todos los lugares del planeta, esto quiere decir los mares, las montañas, la comida, los atardeceres, los ríos, la fauna, en general todo lo que el hombre no hizo, piensen en una sola cosa buena que tenga Colombia, una, al menos una, porque yo no he logrado encontrar la primera, o tal vez sí, como decía al principio, la única cosa buena de los colombianos es ese optimismo tan desbordado, un optimismo que los hace pensar que aunque estén nadando en mierda, esto va a mejorar, pero lo cierto es que si uno nada en mierda, seguirá por siempre untado de ella hasta que logre secarse. 

Concluyamos con algunos pensamientos sobre como podría ser mejor esta tierra árida y mortuoria, ¿tal vez si tan solo se respetara la constitución? ¿Tal vez si la policía fuera honesta y cumpliera su deber? ¿Si se pensara en la sociedad antes de en uno mismo? ¿Si la gente aplicara eso de “no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a ti? ¿Si las personas se dieran cuenta que están siendo manipuladas para servir a un par de dioses? Tal vez si estudiaran mas y analizaran, si se adquiriera un pensamiento crítico y analítico, podría existir otra salida a este infierno que no sea la internacional de El Dorado, que al parecer por ahora es la única vía hacia una mejor vida para todo aquel colombiano medianamente inteligente y con ganas de prosperar y vivir más tranquilo. 

Que cese la horrible noche, que se vea la Gloria Inmarcesible, es el deseo de muchos, pero que no le conviene a tantos. Por ahora como dijo el señor Donald Trump, conformémonos con ser “el hoyo de mierda en el que nos tocó nacer”

Toda sociedad en la que la gente interfiere en la vida privada de los demás no es una buena sociedad; todo Estado en que el gobierno ‘sabe de usted más que usted’, es un Estado que debe ser derribado.
Philip K. Dick

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas