Lo último

Post Top Ad

Your Ad Spot

domingo, 26 de mayo de 2019

EL ROCK ES INCOMPATIBLE CON LA RADIO EN LA ACTUALIDAD

Resultado de imagen para la radio ha muerto
Imagen: México Nueva Era

Recibí hace unos días una llamada de una estación de radio de Bogotá para hacerme un entrevista respecto a mi visión sobre la radio y la escena local. Momento adecuado, considerando que la radio de hoy no se preocupa por sus oyentes sino por sus clientes, la magia se ha perdido y eso se nota en las ondas que llegan a los oídos del público, como todo en Colombia la radio también está viciada.


El panorama actual de la música independiente en Colombia hay que observarlo desde diferentes ángulos, desde los músicos, desde los agentes del sector y desde el público. Llamamos música independiente a todos los esfuerzos que no tienen el apoyo del mainstream, aquellas bandas y solistas que tienen que desarrollar su carrera por sus propios medios y con la autogestión. Desde el punto de vista de la música y su práctica artística es maravillosa, Colombia tiene miles de talentos que están haciendo su parte, puedo decirte con conocimiento de causa que nuestra escena rock y Metal son de las mejores y más prolíficas del planeta, en todos sus sub géneros, solamente en mi base de datos de Subterránica tengo casi tres mil bandas que están activas y trabajando, la calidad musical es muy buena sin llegar aun a tener el nivel de competencia internacional, ese nivel solo se ha hecho visible con algunas fusiones, pero en general está viva y vibrante, cientos de eventos, conciertos, cientos de lanzamientos, casi a diario hay algo nuevo, cada día nacen nuevos proyectos pero cada día también mueren muchos precisamente por la falta de apoyo y de la dificultad para poder generar un ingreso económico para subsistir lo cual hace que muchos tengan que buscar otras actividades.  

A nivel de los agentes del sector es en donde se encuentra la falla más grande y la carencia de conocimiento. En Colombia muchos se dieron cuenta que pueden vivir de los músicos, pero no lo toman en serio, si vemos como ejemplo algunos de los agentes más importantes vemos que hay fallas sistemáticas sobre todo en la calidad de sus profesionales y la falta de conocimiento de la música y su escena, esto desencadena en que todos los esfuerzos se pierdan. 

La radio mainstream por ejemplo, en Bogotá, una ciudad con ocho millones de personas, con una escena enorme solo existen dos radios que pasan rock, una pública y una privada, la privada se perdió en su forma comercial y es un actor nulo en la escena, la pública no da abasto y es muy poco lo que puede abarcar, ni siquiera el 1% de la producción, además, las políticas culturales están corruptas, se puede hablar de un “cartel de la cultura” en donde el nepotismo y la falta de conocimiento hacen que se conviertan también en círculos de favores y de contactos. 

Entonces le toca a los músicos rebuscarse en medios alternativos, en festivales independientes y en Internet, pero Colombia es un país que no es digital así nos quieran hacer pensar lo contrario, acá la gente no consume radios online, no compra online, no busca e indaga sobre nuevos sonidos, etc. A nivel de Rock y música popular se quedan con lo que ven en el mainstream. Y por supuesto esto repercute en el público, porque las personas trabajan y no tienen tiempo para indagar, acá siguen creyendo lo que les dicen las personas que se han autonombrados gurús de la música, pero pregunto ¿Cuántas de esas personas conocen la escena, trabajan en ella y tienen estudios profundos sobre ella, la mayoría trabajan en medios porque sí pero no por meritocracia? Entonces el público les cree el cuento, les cree que Carlos Vives y Periné son bandas de rock, les cree que los reguetoneros cierren el festival de Vallenato, los Vallenateros cierren el de Jazz y los cumbieros el de Rock, y no hay absolutamente un terreno de cultivo para que la industria se desarrolle. En metáfora: Tenemos los mejores esquiadores del planeta, pero acá no hay nieve para esquiar, no hay entrenadores, no hay equipos por lo tanto los esquiadores se pierden en el intento y el tiempo. 

El público consume lo que conoce, por eso vez que viene Foo Fighters o Coldplay y se agotan los boletos en días a precios enormes. Hay una frase muy bonita que no recuerdo quien la dijo y es “si nadie nos suena ¿quién va a escucharnos?”. En Colombia no se distingue entre el arte y el entretenimiento y acá lo que venden es entretenimiento, los medios del maintream obedecen no solo a sus oyentes, lectores o televidentes, sino a sus clientes, venden entretenimiento. Yo fui hombre de radio mucho tiempo y te digo que los medios pueden colocar en la cabeza de las personas lo que quieran, así sea un loro cantando, si eso es lo que se quiere eso es lo que se hace. Internet acá no es tan poderoso aun para hacerle resistencia al mainstream, entonces la gente se queda con lo que tiene a la mano, con lo que ve mientras almuerza, con lo que ve cuando llega a casa, con lo que escucha en el carro o el bus, realmente no esculpa del público la responsabilidad recae toda en quienes tienen los espacios de difusión y promoción. 

La radio es un medio hermoso y poderoso que también ha estado tratando de sobreponerse a toda esta revolución digital desde principio de siglo, anteriormente el medio amo y señor de todo el espectro, en la actualidad uno más que compite ante la explosión de hoy en el entretenimiento y la información. Creo que la radio tradicional se estancó, es muy pobre, sigue formulas copiadas de muchas estaciones exitosas de otros países, los locutores perdieron esa magia de antaño en la que uno esperaba a que acabara la canción para escucharlos, aquellos programas donde se hablaba de cosas increíblemente interesantes, con la generación actual lo veo fácil, muy barato. 

Hay personas increíbles también, pero son muy pocas, así como aun quedan estaciones increíbles, pero son muy pocas. Internet ahora tiene Podcast y programas especializados para cualquier persona, la radio no ha sabido hacerle frente a eso, pero volvemos a los mismo, a lo que hay que repetir siempre, si en una estación juvenil ahora solo hablan de culos, tetas, sexo y siguen colocando a Kiss a las tres de la tarde, ahí no hay nada, es un desperdicio. La radio entra por los oídos y creo que actualmente se alinea con lo que se vende más fácil, algo así como “si la vida te da limones, entonces has limonada, cero riesgos, cero estudios, cero innovación o visión. ¿Te imaginas una revolución de la radio como la que tuvo la televisión con toda esta locura de las nuevas series? Eso es lo que falta, gente visionaria, curiosa y preparada, pero para eso tendríamos que eliminar de Colombia la corrupción, el amiguismo y el concepto de lo que es un comunicador social y sobre todo un locutor. Por ahora es un desfile de pinchadiscos que no aportan mucho, con excepciones de los programas de opinión y debate que en su mayoría están adoctrinados por alguna ideología. 

Hay que regresar a la radio al servicio del oyente que vaya de la mano con las nuevas tecnologías y tal vez así veremos innovación y resurgimiento. Yo no escucho radio en Colombia, prefiero los podcasts y las estaciones online.

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas