Lo último

LO QUE HE APRENDIDO

Ahora que estoy aquí, bajo el paupérrimo análisis de los sabios de hoy en día, me atrevo por fin a dar una lección de vida. Ahora que me siento humano, por que antes no lo hacia. He aprendido tanto que no se soportar esta carga que llevo conmigo, mi edad es joven, pero mi cuerpo y mi alma son muy viejos. Hoy que miro la vida de maneras claras y diferentes, ya no me da miedo a asegurar mis decisiones ni me da pena decirle a los demás cuan equivocados están al vivir sin quererlo, una condena.

La vida es tan simple y tan sencilla que solo cuando sientes perderla es cuando la claridad llega. Hoy que estoy acá pendiendo de un hilo y que una de las personas que más amo pende de otro, soy capaz de escribir palabras para que nadie las escuche. Porque al final no importa, porque en realidad no importa quien eres y que tanto tienes, y que tanto has hecho, por que el mundo no cambiara su curso por nada, por que el universo tiene una lógica y a esa lógica nosotros no pertenecemos.

Pero si he aprendido que somos nosotros mismos los que podemos darle sentido a nuestra vida, por que vivir es fácil y es un error haber nacido, un error que nadie pidió y sin embargo todos cometemos. Crecí de maneras muy distintas, con múltiples personalidades, tratando de aprender y tomar lo mejor de cuanto ser humano conocía. Conocí casi el planeta entero, miles de personas, todas tan diferentes y sin embargo tan iguales. He aprendido que de especial tenemos que no somos para nada especiales.

Quisiera que este escrito no significara nada, pero para mi significa una pena, o varias. Una despedida o varias. Una esperanza o varias. Quisiera poder decir que todos ustedes tienen la capacidad de comprender lo que en realidad es esencial en el universo, pero cada vez que salgo a las calles me deprimo mas al ver que en este punto de la historia en que nos toco vivir, nos medimos todos con varas que no existen y convertimos nuestra existencia en una patética espera a la muerte, y mientras esa muerte llega, nuestra meta se convirtió en coleccionar objetos inútiles que nadie usara después: autos, casas, joyas, ropas, aparatos, incluso personas.

He aprendido que el amor mas grande y puro que existe en el planeta es el de una madre, no importa si es humana o no, una madre da sin pensar la vida por cualquiera de sus hijos y a través de mi vida he visto muchas madres sufrir y llorar, comenzando por la mía. He aprendido que un padre no es cualquier hijo de puta como dicen por ahí, si no que es una persona a la cual el orgullo nunca deja en realidad decir las palabras que quiere decir. Para un padre es imposible decir "Lo siento", "Te amo", "Te espero". He aprendido que los amigos incondicionales no existen, por que sencillamente uno espera demasiado de las demás personas, y es imposible que las personas se entreguen a ti antes que a sus propios ideales, por que también he aprendido que son los ideales lo único que mueve y motiva al hombre a no ser como un animal, y es por estos mismos ideales que el mismo hombre es capaz de convertirse en un animal, mas salvaje que una fiera.

Aprendí que no hay que tratar de entender por que estamos acá y por que tenemos que irnos, aprendí a sentir a Dios a mi lado y a ver sus ojos cuando voy a dormir. Hace unos días que estaba en una cama solitario, infartado a mis 35 años, pensaba en Dios antes que en cualquier cosa, lo cual me demuestra que Dios esta ahí y lo espero.

No quiero nunca mas, dejar de decirle a alguien que lo amo, que lo adoro con toda mi alma por que aprendí también que el amor es el único sentimiento que nos diferencia del resto del universo, todo pasa tan mecánico, tan de prisa y tan en seco que cuando le ponemos amor a las cosas o a las personas es como si todo se detuviera, por eso quiero decirle a mi madre que la amo, a mi abuela que la adoro, a mi hija, a mi esposa, a mi padre, a mi hijo y no esperar de ellos algo igual, por que una de las lecciones mas importantes que me ha dado la vida es que nunca hay que esperar nada de nadie, ni siquiera de tus seres mas cercanos, así como aprendí que la familia no es en donde uno nace sino las personas que te rodean en tu diario existir, así no lleven tu sangre o tu apellido, al final la sangre cambia y el apellido no sirve para nada.

La cátedra de la vida me ha tratado duro, no ha sido fácil, pero he sido un hombre totalmente feliz, he logrado cosas que nadie jamás ha soñado con lograr y en mis metas e ilusiones estoy más que satisfecho. Tal vez si otros ojos me ven como un perdedor, es por que sus metas e ilusiones nunca estuvieron a la altura de las mías. Lo único que puedo asegurar hoy, como una verdad absoluta es que el universo es como es, no como uno lo tiene en la cabeza, y por mas que uno defienda una verdad, si esta verdad esta equivocada, acabara por desplomarse.

He conocido reyes, príncipes y mendigos. He conocido genios, brutos y enfermos. Bebí con borrachos, con iconoclastas e indigentes. Caminé sobre oro pero también sobre mierda. No hay sabor que no haya probado, ni color que no haya visto. Hice de todo y espero que me falte un poco más por hacer. Pero he aprendido y he aprendido de la peor manera, que soy mortal, que voy a morir, así como todos los que me rodean. Que lo único que vale la pena es la belleza de mi mente, de mi universo interior y el amor que le pueda dar a los que amo.

No quería dejar pasar estas palabras, por que en estos días tan duros y tan inciertos, en los que siento que todo mundo esta lejano, la única compañía que tengo en mis malos momentos es mi soledad, y mi soledad me habla en estas palabras, para que algún día quien las lea, las escuche. Creo que por fin estoy aprendiendo de verdad a vivir.

Julio 8 de 2010