Lo último

NO A TODOS LOS COLOMBIANOS NOS DEBE GUSTAR EL VALLENATO


Desde principios de siglo se ha visto en Colombia un afán por constituir una identidad de país, esto fue planeado, todo lo que sucede en el arte colombiano actualmente es consecuencia de una ideología que tomó el poder de las instituciones del arte y lo ha modelado así.

Tenemos derecho a la diversidad y eso es lo mejor de nuestra cultura, que el talento es enorme y no debe quedarse únicamente atado a los lineamientos de lo que parece “dar dinero”.

En el país se está dando algo muy grave y es una segregación o racismo cultural que deja de lado toda expresión artística o toda practica que no involucre lo que es folclórico o lo que nos representa según el oficialismo como colombianos.

Los personajes que han gestado esto, que están de acuerdo y que practican esta segregación, se pavonean creyendo que son la élite del mundo artístico porque se cuelgan una ruana, un sombrero vueltiao o una guacharaca y no se dan cuenta que están aniquilando una de las escenas más creativas del mundo con sus actos, en el país el talento creador es impresionante, pero está siendo invisibilizado y sometido.

Existimos otros colombianos a los que nos gusta Star Wars, Juego de Tronos, el rock lleno de distorsiones, las expresiones universales más que las regionales, somos parte de esa corriente que ve el mundo pequeño y no dividido en patrias de colores, que nos gusta alcanzar a más personas con expresiones que no tengan nada que ver con regionalismos, con pasiones tricolores y es nuestro derecho. Tenemos derecho a hacer Metal, Punk, Ska, tenemos derecho a querer ver cine que no sea de putas y traquetos, a escuchar rock que no tenga ruana y guacharaca, a que no nos guste el vallenato y la cumbia mezclado con todo lo que se ve, se escucha y huele a trópico. Tenemos derecho a que si vamos a un concierto de Jazz suene Jazz y no un Porro, tenemos derecho a escribir libros que no sean de Muiscas, en resumen, tenemos derecho a crear lo que se nos dé la gana sin ser apartados, porque lo que están haciendo es alimentar más esa polarización y ese regionalismo que tanto daño le hace a Colombia y que ustedes creen que están construyendo patria al fomentarlo.

Amamos nuestra tierra, pero eso no quiere decir que nos pintemos de amarillo, azul y rojo para demostrar que tan patriotas somos. Ustedes no ven a Hollywood haciendo películas únicamente de la guerra civil o de las praderas estadounidenses, no ven a los ingleses o a los noruegos con trajes típicos organizando festivales engañosos, el mundo requiere sobre todo en estos tiempos la construcción de lenguajes universales y decirles a las personas que esto no es bueno o que si no hacen lo que se les dice no pueden participar de la vida artística pública es un asesinato creativo y eso sucede en Colombia actualmente sin que a nadie parezca importarle.

Los que se han atrevido a ser diferentes como Montoya, Rentería, Villegas, Gabo, a romper moldes han tenido que salir a hacer sus carreras afuera porque acá jamás han sido valorados al no escoger lo tradicional, una vez han triunfado en el exterior, ahí sí el país le clava la bandera y eso ni es justo ni tiene honor, por eso Montoya y otros se han ofendido cuando les dicen que representan la patria. Debemos comenzar a ver más allá de nuestras narices y apoyar la construcción de lenguajes universales y no frenar la imaginación de nadie por montarle una ruana, la cual hasta al Papa le clavaron.