Lo último

Post Top Ad

banner-pre

miércoles, 22 de mayo de 2019

¡PUES SI NO LE GUSTA VÁYASE!

Imagen relacionada

Por más que se intente, por más que se trabaje y por más optimismo que se quiera tener, Colombia no da tregua a sus ciudadanos. Estoy algo cansado de ver la “buena” publicidad de algunos extranjeros que vienen por una semana forrados en Euros o Dólares y que resaltan “la belleza” de esta patria. Pero nada de eso lo colocamos nosotros, nosotros no hicimos los mares, la tierra, no hicimos las plantas o la fauna, lo poco que pudimos crear los colombianos en esta tierra es un desastre.

Entonces viene el extranjero y se hospeda en un hostal en La Candelaria y siente que llegó al paraíso, les venden licor, cigarrillos y drogas a un precio que es sus países sería ridículo y las mujeres y hombres mueren por ellos porque son diferentes, obviamente la experiencia es genial, si no los roban, los atracan o algo peor, saldrán de Colombia pensando que visitaron El Edén.

Pero la realidad es otra, irrefutable, cruda, muy oscura, vivir en Colombia es una experiencia frustrante para casi todo el mundo, el país está de cabeza y ocurren cosas que ni siquiera en las películas más distópicas se han visto.

Este es el país en donde una ignorante de los muchos que hay en el gobierno descalifica al New York Times por sacar a la luz los asesinatos de civiles por parte del ejército, pero aplaude y premia a un portal de noticias falsas. Solo con este hecho podemos entender la calidad del análisis de un colombiano.

Este es el país en el que toca preguntarle a la gente “¿Qué estás haciendo ahora?” cada vez que los encuentras porque nadie sabe que es o que hace nadie, todo el mundo persigue el dinero y no los sueños o proyectos. Es el país en donde es preferible tener enemigos porque los amigos son los más hipócritas y los que solo usan a los demás, un consejo que siempre se le da a un colombiano que va para el exterior es “no te metas con colombianos” y es de los más sabios.

Somos indiferentes, es el país en donde lamentan la muerte de un policía, pero la policía es el brazo opresor del estado, desatados con un nuevo código que destruye todos los derechos ciudadanos y por el cual muchos han muerto bajo las balas de los uniformados sin que nadie diga absolutamente nada.

Es el país en donde la necesidad está a flor de piel, el salario mínimo es miserable y los precios son más altos que en Finlandia y la gente no se da cuenta, porque es el país en donde todo el mundo está ciego, sordo y mudo. Para todo el mundo es mejor mirar hacia otro lado que tomar conciencia social y comenzar a gestar y liderar cambios.

Colombia cansa, es frustrante, al parecer las únicas profesiones que dan dinero son las de sicario, secuestrados, ladrón o corrupto, en todas las áreas, es el país de los carteles, de las drogas, de las artes, de la toga, de los contratos, de la justicia, todo acá está organizado en mafias.

Polarizados, sometidos, con hambre, con la constitución envuelta en papel periódico guardada en los armarios de los jueces que no son competentes, no pueden repartir justicia sencillamente porque la educación en Colombia está en el peor nivel del planeta tierra, pero es igual de costosa que en Yale.

Colombia cansa y su gente en lugar de tomar conciencia y decir “hagamos un cambio, luchemos por esto” dicen “Si no le gusta váyase” porque el colombiano es perezoso y mientras la tragedia no toque a su puerta los demás pueden morirse sin que ellos ni siquiera piensen en que el terror los rodea.

Que tristeza esta patria tan hermosa, como dicen los que la visitan, es preciosa, su gente es amable con ellos, los paisajes son divinos, los recursos naturaleza son impresionantes, ¿pero de que nos sirve? Siempre le hago una pregunta a todos los que conozco ¿Díganme una sola cosa buena que tenga Colombia que no sea su naturaleza, sus mares, sus frutas y todo lo que no hicimos nosotros? Y nadie tiene una respuesta contundente… bueno, yo si encontré algo bueno que tenemos los colombianos y que al parecer es lo único: Ese optimismo tan bárbaro de pensar que vivimos en un paraíso cuando en realidad nadamos en miseria.

Todo se puede cambiar, pero para eso es necesaria una revolución en las estructuras más básicas de la sociedad y eso los que tienen el poder no están dispuesto a cambiarlo, ya que significaría acabar con su festín de robos y corrupción en pro de todos los ciudadanos, y esa corrupción y violencia señores, es inherente a esta patria.

Pero… ¡si no le gusta váyase!!! la respuesta más estúpida que han podido crear en esta tierra.

Post Top Ad

Your Ad Spot

Páginas